Fidel y como la revolución socialista consagró la recreación y el deporte como derechos del pueblo

Antes del triunfo de la Revolución carecía de apoyo estatal la práctica masiva del deporte en Cuba, no existían planes de infraestructura deportiva o escuelas especializadas en esta esfera. Solo constituía privilegio de algunos, la práctica de alguna especialidad deportiva. A partir del triunfo revolucionario de 1959, el deporte cubano experimenta un giro total, viéndose en la Actividad física, la Recreación y la práctica masiva de deportes un legítimo derecho del pueblo.
En muchos países del mundo, incluído el nuestro, para practicar deportes de forma amateur, es necesario abonar una cuota. Sin embargo, en Cuba éstos se fomentan mediante fuertes políticas de Estado de manera gratuita. Es así que el país se ha transformado en una potencia deportiva mundial.
Las ideas centrales del deporte revolucionario, donde se prioriza el desarrollo integral del deportista: “Que sea capaz de llevar, con disciplina y buena actitud al mismo tiempo, y con magníficos resultados, los estudios y el deporte”. “Que adquiera e incorpore a su comportamiento valores morales que caracterizan al deportista cubano”. “Que alcance un alto nivel de compromiso individual y colectivo, potenciando al máximo la motivación de logros basadas en expectativas de eficacias que hacen posible los resultados que espera el deporte”.

El Licenciado cubano en Cultura Física, Eddy Luis Nápoles Cardoso, aseguró que “las políticas deportivas en Cuba son una prioridad del Estado cubano y hay que partir de que el deporte es un derecho de todo el pueblo, no hay privilegios. Lo pueden practicar todos los ciudadanos cubanos sin tener que abonar un centavo”.
Una de las principales políticas de Estado fue la construcción de campos deportivos en todo el país. Hoy en día se cuenta con 11 mil instalaciones. Para los habitantes, la práctica deportiva consigue que no se extravíe la mentalidad de los jóvenes; en el proceso de prevención social, esta actividad es vital.
Nápoles Cardoso ratificó que “el deporte tiene todo el apoyo del gobierno cubano. Cuando se traza la estrategia deportiva del país, ésta cuenta con todo el apoyo gubernamental, ya que hay un presupuesto destinado para esta actividad, como también lo hay para la Educación, la Salud y otras esferas de la sociedad cubana. En Cuba existe una prédica que dice ‘Deporte es salud’, por lo tanto haciendo deporte, mejoras o mantienes la salud”.
En Cuba se encuentra una infraestructura deportiva en cada uno de los 169 municipios que conforman la Nación, donde existe una dirección municipal. Además, hay direcciones distritales, de consejos populares, combinados deportivos, y 14 direcciones provinciales ubicadas en cada una de las provincias cubanas. También existe el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), que es el principal organismo del movimiento deportivo cubano.
De la misma manera se encuentra la estructura del deporte de alto rendimiento, con una escuela deportiva en cada provincia, llamada Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE), a la que llegan los talentos provenientes de las áreas deportivas situadas en los combinados, consejos populares y distritos, entre otros. Luego, los mismos pasan a la Escuela Superior de Formación de Atletas, que también existe una en cada provincia y una nacional donde son convocados los más destacados y, de ahí, llegan al equipo nacional. Ésta es la llamada pirámide del Alto Rendimiento en Cuba.
El socialismo cubano, cuenta con un programa de Atención al Atleta, con salario digno y asistencia médica de primer nivel para el deportista y su familia. Existe una preocupación y ocupación por parte del Estado para ese hombre que ha dado mérito a su país.
En el mismo sentido, Guerra Matos agregó que “han pasado 50 años, pero no olvidemos que en Cuba el deporte era profesional, lo barrimos por completo y esta pequeña isla, para asombro de muchos, se transformó en una potencia deportiva mundial”.
Es importante destacar que si un deportista obtiene medalla en Juegos Olímpicos o mundiales o si gana dinero, un porcentaje queda para el Estado para cubrir cualquier situación que se presente en las escuelas de deporte u otro organismo.
Fidel y la gloria del deporte cubano
La presencia constante del Comandante Fidel Castro Ruz en el deporte cubano se reafirmó una vez más cuando el 17 de junio del 2005 refiriéndose al deporte manifestó:
El deporte no es en nuestra concepción un instrumento más del mercado, un medio de vida de los jóvenes en vez del estudio y el trabajo, ni de lucro de promotores, agentes y toda la fauna de parásitos que se alimentan del esfuerzo del atleta; no es negocio turbio y caldo de cultivo de la droga y la utilización de sustancias ilícitas y dañinas para la salud del deportista. Nos hemos opuesto y nos seguimos oponiendo a esa concepción mercantilista del deporte…”
El deporte es y debe ser uno de los medios más eficaces con que cuenta la sociedad para contribuir al fomento del bienestar y la salud de los ciudadanos, para el desarrollo del espíritu de superación y de emulación entre las personas, para la consolidación de hábitos de disciplina social, de solidaridad entre los hombres, para el cultivo de una mejor calidad de vida; en una palabra, para la realización plena del ser humano…”
El deporte es salud y los profesores (de Educación Física y deportes) serán salvadores de vidas igual que los médicos…”
El deporte ejercita el hábito del esfuerzo, la disciplina, el espíritu de sacrificio…”
El deporte ayuda a formar el carácter de la juventud y la educa integralmente...”
El deporte en Cuba, o la política deportiva en el país, tiene dos objetivos: promover la práctica del deporte para todo el pueblo, y fundamentalmente los niños y los jóvenes…”
El deporte lo necesitan incluso los ancianos…”
Mijain Lopez Oro en Lucha Greco-Romana en la division de los 120 kg. Mijaín encabezó la faena de la lucha cubana que aportó 10 de Oro. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.El 28 de junio de 1987 Gianni Miná le realizó una entrevista de 15 horas al Comandante, que culminó en el libro Un encuentro con Fidel. El capítulo 11 (El deporte), Miná lo introduce así:
Cuba es hoy, probablemente el cuarto país del mundo en el deporte, por número de victorias o medallas obtenidas en competencias internacionales, cantidad de participantes en las etapas finales de las grandes competencias en todas las disciplinas, y organización de la actividad en el país. Solamente anteceden a Cuba, los Estados Unidos, la Unión Soviética y la RDA. Un resultado inimaginable para cualquier otro país del Tercer Mundo, incluso naciones grandes como Argentina, Brasil o México.
Los logros deportivos de Cuba en toda su historia revolucionaria siempre han tratado de ser invisibilizadas por la gran prensa comercial al servicio de los intereses hegemónicos del amo del mundo. El ejemplo de entrega, lucha y triunfo de sus atletas en distintas justas ha enarbolado la bandera cubana en primer lugar, para molestia de los mercaderes del deporte, pero también para alegría de quienes piensan que éste no es exclusividad de adinerados.
Miná pregunta: “¿Y es por esto que, por ejemplo, en el deporte en la América Latina, solo Cuba alcanza victorias en los juegos olímpicos o en las grandes competencias mientras los otros países latinoamericanos casi no ganan nada?”. Fidel responde: “Primero, que le hemos prestado atención, hemos preparado profesores, hemos empleado técnica; segundo, hemos masificado el deporte…Estos son los factores que determinan el elevado número de medallas que nosotros obtenemos en esas competencias internacionales…”
Resultado de imagenDesconocemos cuántos presidentes entienden la realidad del deporte en su país y lo apoyan. Pero en Cuba, al triunfo de la Revolución, Fidel con su ejemplo y con políticas deportivas revolucionarias impregnó a su pueblo de la consagración al ejercicio físico.
Luis Báez en su libro Así es Fidel presenta 413 anécdotas del encuentro que han tenido con el Comandante en Jefe atletas, diplomáticos, periodistas, científicos, intelectuales y hombres de pueblo en general. Cincuenta y una son de atletas cubanos; ese solo dato ilustra la cercanía y el apoyo de Fidel al deporte.
Hoy el deporte en general ha sido mercantilizado; el atleta vale dependiendo del equipo en el que juegue, la camiseta que vista y la marca que lo patrocine; para algunos es más valioso jugar para el equipo que le paga, antes que representar a la selección de su país. Los tiempos en los que se competía por amor a la camiseta o a la patria, ya pasaron. El deporte está marcado por el mercado y son los medios comerciales quienes determinan qué eventos deportivos son importantes y cuáles no. Hace dos años atrás, se realizaron en Veracruz México los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe, y la mayor parte de la prensa de esta región fue indiferente a los Juegos, solo cubrieron el fútbol masculino. Las otras disciplinas no fueron importantes para ellos.
El medallero final volvió a colocar a la Isla en el primer lugar con 123 de oro, 66 de plata y 65 de bronce. Así, Cuba mantiene su gloriosa condición de líder del área, que conquistó por primera vez en Panamá (1970), y ahora lo hace por décima vez. Ese sitial solamente fue interrumpido en  2002 y 2010, porque Cuba no asistió, a falta de garantías mínimas que exige este tipo de competencias.
El anuncio de la presencia de Cuba en Veracruz meses antes, advertía que sería candidato al podio. Por eso los medios comerciales no se tomaron la molestia de informar del desarrollo de los Juegos. Cuba socialista, volvería a asombrar con esos resultados. Lo que no podían dejar de “informar” esos medios fue las deserciones de algunos atletas cubanos; con esa “noticia” se regodearon los “profesionales” del periodismo.
Resultado de imagenA pesar de algunas deserciones, Cuba arrolló, y aunque en las otras delegaciones nadie deserta, tampoco obtienen triunfos como Cuba. Desde hace muchas décadas los medios de derecha se dedican a atacar a la Isla, mintiendo que es un pueblo encarcelado y con hambre. ¿Por qué será entonces que los atletas libres y opulentos de otros países no pueden contra los atletas “cautivos” y “desnutridos” de Cuba? ¿Cuál es el éxito de los países capitalistas? ¿Cuánto invierten en deporte, que es también invertir en salud?
La compra-venta de talentos deportivos entre naciones hiere la autoestima de los pueblos de los países pobres (eufemísticamente considerados “en vías de desarrollo”), pero es parte de un crimen mucho más grave y hondo que además incluye la fuga de cerebros, el robo del patrimonio artístico y cultural, el intercambio desigual, la integración asimétrica, la emigración por motivos económicos y tantas otras formas del saqueo imperial.
En los recientes JJOO en Brasil, se pudo constatar, una vez más, el gran número de atletas triunfadores en las competencias que son nativos de naciones pobres del Sur pero representan a ricos países del Norte, así que no sólo es un desafío que debe enfrentar el socialismo cubano.
Cuba ya ha sido capaz de construir una coraza contra los embates de Washington en el campo del deporte. Para ello ha contado con el patriotismo y la identificación de la vasta mayoría de los cubanos con el programa de la revolución socialista. Pero el hecho de que la Isla haya optado por salvaguardar a ultranza los principios del deporte aficionado o amateur, y no los del profesionalismo mercantilista, ha sido aprovechado por su poderoso enemigo para atacarla apelando a los instintos primarios que fundamentan el capitalismo.
Desde que, en 1959, a poco del triunfo de la revolución cubana, la Isla prohibió toda forma de mercantilización en el deporte, la compra de atletas y entrenadores se convirtió en instrumento de la contrarrevolución. En la medida que la Isla comenzó a cosechar lauros deportivos que la convirtieron en el país de mayor desarrollo en este campo en América Latina, se incrementó la presión para la captación de atletas y se perfeccionaron los mecanismos para ello.
Miles han sido los deportistas cubanos (atletas, entrenadores, directivos) que han rechazado con firmeza las ofertas enemigas de reclutamiento, casi siempre involucrando cantidades de dinero muy superiores a las que ofertarían a sus similares de otros países, junto a los extraordinarios privilegios que otorga la Ley de Ajuste Cubano estadounidense a inmigrantes ilegales de esa nacionalidad. Pero solo cuando logran captar a alguno el hecho es reflejado en la prensa de todo el mundo como parte de una campaña difamatoria que es, seguramente, la más larga e intensa contra cualquier país en la historia de la Humanidad.
Pero los medios y los enemigos de la Revolución Cubana callan vergonzosamente, porque no pueden negar las páginas de gloria que los atletas cubanos han llenado en la historia.
Báez registra que Alberto Juantorena cuenta, que en los Juegos Centroamericanos y del Caribe (La Habana, 1982) la disciplina que cerraba los Juegos -el 12 de agosto- era el relevo de 4 por 400 metros; él recibió el testigo con una desventaja que parecía inalcanzable, pero fue descontando; en los últimos 20 metros saludó al Comandante que se encontraba en las gradas. Luego Fidel le hizo una broma: “¿Qué tu hacías saludando antes de pasar la meta?, ahí perdiste unos segundos”. Juantorena le dijo: “Es que estaba dedicándole esa medalla a usted por su cumpleaños, porque usted ha sido la inspiración y el creador de todas las glorias del deporte cubano”.
Resultado de imagenLa mujer en el deporte
El 8 de marzo es el día más especial para las mujeres del mundo. Y dentro del deporte cubano, hay muchos ejemplos de nobleza, entrega y amor de esa mitad del planeta que son las madres de la otra mitad.
Quizás el mayor estímulo a la actividad física en el sector femenino en Cuba llegó con la revolución de género que imprimió el triunfo del 1 de enero de 1959. Lo que parecía privativo de los hombres dejó de serlo de golpe y porrazo, o mejor, en franca bendición para las féminas, que nunca antes habían obtenido medallas en citas multideportivas.
Nombres históricos sellaron la década de 1960 del siglo pasado, como María Teresa Mora Iturralde, Marlene Elejalde, Fulgencia Romay, Violeta Quesada, Miguelina Cobián Hechavarría, Aurelia Pentón Conde, Marlene Elejalde Díaz y Berta Díaz. Nuevas campeonas continentales, mundiales y olímpicas fueron surgiendo, con el avance del deporte, como María Caridad Colón, Osleidys Menéndez Sáez, Mireya Luis, Ana Fidelia Quirós, Yipsi Moreno, Yurisleydis Lupetey, Yalennis Castillo, Daynellis Montejo, Yoanka González, entre muchas otras.
En la historia del movimiento deportivo cubano, la mujer ha tenido un rol primordial, no solo en la balanza del exigente rasero competitivo, sino también en el desempeño y la interpretación de las tareas a ellas encomendadas por la dirección del INDER. Ejemplos como Teresa Oliva Pérez, gloria del deporte cubano, modelo de entrega incondicional a la Gimnasia Artística femenina, la trayectoria en el deporte tanto como atleta, entrenadora, árbitro y dirigente la han hecho merecedora de muchas condecoraciones, como el diploma que la acredita como Experta en Gimnástica entregado en 1981 por el Presidente del COI, en la actualidad a los 72 años se encuentra jubilada pero no retirada del deporte, púes continúa trabajando en función de desarrollar la gimnástica femenina cubana y garantizar el relevo de las futuras entrenadoras y juezas. Otro ejemplo es Xiomara Rojas de la Orden, quien fuese atleta de esgrima y Tiro deportivo y al concluir la etapa de atleta continúo la superación obteniendo la Licenciatura en Historia y Cultura Física y posteriormente la categoría de Master. Cumplió misión en Venezuela hoy en día a los 71 años aún funge como Especialista en Relaciones Internacionales del INDER y ha sido acreedora de medallas y reconocimientos que avalan toda una vida entregada al deporte cubano. También es digno ejemplo de la mujer Mayra Vila Machado, atleta retirada,la cual cumplió misión en Venezuela y a partir del mayo del 2011 es Directora de la Comisión Técnica de Atletismo y profesora de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo (UCCFD).
Apartándonos un poco de la esfera propiamente competitiva, vale citar lo trascendental que ha sido el trabajo de las mujeres en los Círculos de Abuelos. Ellas hacen realidad diariamente el lema de «Deporte es Salud».
Las féminas de la Isla también han brindado colaboración deportiva a países del área centroamericana, caribeña y sudamericana, los cuales han mejorado ostensiblemente el nivel cualitativo. Y muchas de las medallas que han alcanzado los deportistas de esas naciones en disímiles eventos internacionales, llevan la impronta del magisterio tributado por ellas.
Instantes memorables de deportistas con Fidel
Estos testimonios de grandes deportistas cubanos fueron contados en varias entrevistas hechas en los últimos años. En cada uno de ellos está la huella del Comandante en Jefe, a quien el deporte nunca le fue ajeno, pues vivió, disfrutó y triunfó con más de una medalla, un éxito.
Mano sagrada…
Fidel se preocupa por la mano de Orlandito Martínez
No pude estar en el campeonato mundial de 1974, aquí en La Habana, porque me lesioné el hueso del quinto metacarpiano en la mano izquierda durante el campeonato nacional frente a Jorge Luis Romero. Cuando terminó el combate hubo que picar el guante y salí de urgencia para el ortopédico. Luego me contaron que Fidel le dijo al doctor Rodrigo Álvarez Cambras: “esa mano es sagrada y hay que cuidarla, hay que garantizarla”. El propio Comandante propuso que fuera el integrante número 12 del equipo en el mundial, aunque la función era apoyar a la gente desde las gradas. (Orlando Martínez, campeón olímpico en Múnich 1972, boxeo)
Y llegó muy lejos la jabalina
Con el Comandante tengo una anécdota especial. En 1978 gané el trofeo de novata del año y al premiarme me dijo: “todos llegan lejos en los juveniles, pero cuando pasan a mayores…” Sin triunfalismo, pero desafiante le contesté: “yo voy a llegar más lejos”. Y lo cuento porque me da la satisfacción de haber cumplido conmigo. En los últimos tiempos, cuando nos vimos, conversamos mucho sobre el chocolate de Baracoa, una ciudad que le encantaba visitar. (María Caridad Colón, primera mujer campeona olímpica de Cuba y Latinoamérica en Moscú 1980, atletismo)
El guapo Héctor
El título olímpico es lo máximo que puede aspirar un deportista y se definió en los segundos finales. La presión resultó mayor porque era el abanderado de la delegación a esos Juegos Olímpicos y no podía fallarle a Fidel ni al pueblo. Además, se convirtió en el primer oro de Cuba en esa confrontación. Al regresar, recuerdo todavía las palabras de Fidel en el recibimiento: “¿cómo te sientes, Héctor? Tremenda pelea por el oro, pero tú guapeaste más”. (Héctor Milián, campeón olímpico en Barcelona 1992, lucha grecorromana)
Fidel Castro en las primeras series nacionales
Un regalo para él
Las estadounidenses influyeron tanto en la mesa de calificación que me pusieron de última competidora, por lo que sólo tenía cinco minutos para cambiarme entre un evento y otro. Quince días antes de Winnipeg 1999 monté la coreografía para el conjunto, algo que no hacía desde 1991.  Sin embargo, fue grande la actuación por lo que logramos todas las muchachas, por la severidad del arbitraje y porque el Comandante en Jefe nos recibió al regreso y su frase no se me olvida: “esa pelotica me la tienes que regalar.” Se refería a la pelota con que competí allá y se me cayó porque me atrasé en las vueltas y dejé los brazos abiertos. (Yordania Corrales, multicampeona en Juegos Panamericanos, gimnasia rítmica)
En el banco de Industriales
Muchos dirigentes de la Revolución iban al estadio en las primeras series nacionales, incluido el Comandante en Jefe. En un partido de Industriales contra Orientales, Fidel llegó como en el tercer inning y saludó a todos en el banco. Se sentó allí hasta el último out, pero seguimos concentrados en el juego y después de la victoria, de haber visto la forma en que jugábamos, cómo nos dábamos aliento uno a otros, nos dijo: “ya sé por qué ustedes no pueden perder, porque siempre están luchando.” (Lázaro Martínez, campeón en los Juegos Panamericanos Cali 1971, pelotero de Industriales)
Al chino lo cogemos en Beijing
Fidel Castro y Anier García al regreso de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004
El título olímpico en Sídney fue muy grande, pero el bronce en Atenas 2004 siempre ha sido la medalla que con más amor guardo por todo el esfuerzo que hice para llegar en forma deportiva. Al regresar de esos juegos, en el aeropuerto, cuando bajaba del avión, Fidel me abrazó y soltó una frase desafiante. “Excelente ese bronce y no te preocupes, al chino lo cogemos en Beijing”. Se refería al joven Liu Xiang, quien se coronó con 21 años. No pude ir yo, pero Dayron Robles cumplió esas palabras cuatro años más tarde.  (Anier García, campeón olímpico en Sídney 2000, atletismo)
A pedrada limpia
Sí, tengo muchas anécdotas. En el mundial de Nicaragua 1972, donde ganamos el campeonato, enseguida apareció una llamada del Comandante cuando festejábamos el triunfo. Tomo el teléfono y me preguntó: “Vinent, cómo fue eso, cómo dominaste a tantos bateadores”. Y le respondí: a pedrada limpia. Y escuché su risa.
La otra fue cuando él estuvo de manager de equipo que jugó frente al del Comandante Hugo Chávez en el Latinoamericano. Me llamó con mucho respecto antes del inicio: “Vinent, vamos a abrir por tradición con Alfredo Street, ¿que tú crees? Le dije: usted es el manager. Y me ripostó: “pero tú eres mi asesor principal”. (Braudilio Vinent, multicampeón mundial, béisbol)
Fidel Castro tuvo una estrecha relación con el ex astro argentino Diego Armando Maradona
La pelea la ganaste tú
La pelea por la corona de la Copa del Mundo en 1981 con el canadiense Shawn O’Sullivan es considerada, por muchos periodistas y amantes del boxeo, como una de las más grandes, emotivas, cerradas e históricas después de 1959.  Los jueces votaron a su favor en un claro despojo y la gente no podía admitir aquella derrota. Fidel en el recibimiento me dijo: “Armandito, para mi, como para todo el pueblo, la pelea la ganaste tú”. Y desde entonces me he sentido campeón de esa Copa. (Armando Martínez, campeón olímpico en Moscú 1980, boxeo).
Maradona, su gran amigo
Fidel Castro pidiéndole a Muhammad Alí que le golpee la barbilla en 1996Fidel Castro tuvo relación con varias figuras del deporte mundial, pero ninguna como la que forjó con el astro argentino Diego Armando Maradona, quien se internó en Cuba en el 2000, para someterse a una dura desintoxicación y salir de uno de los momentos más duros de su vida. Se admiraban mutuamente desde la primera visita del ex futbolista a Cuba en 1987, ya siendo campeón del mundo.
Otra de las grandes visitas que tuvo fue la de Muhammad Alí, en 1996, marcada por la relación hostil entre los caribeños y los estadunidenses, que pasaba por un mal momento histórico. El legendario boxeador Ali visitó Cuba invitado por la Cruz Roja Internacional. La imagen con Castro pidiéndole que lo golpee en la barbilla recorrió el mundo.
Fuentes:
Trabajadores.cu
Cubadebate

Ecured.cu

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí.
Eduardo Galeano
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »