[Columna] Carlos Soto, los 251 millones y su Sifup al servicio de las SAD`s

Por Futbolrebelde.org.- Lamentable lo ocurrido con el Sifup, tras la auditoria que encargó realizar la nueva directiva del sindicato de futbolistas, liderada por Gamadiel García. Dineros gastados en empresas de ropa nada relacionadas con el fútbol ni sus trabajadores, en biblias y donaciones a una iglesia evangélica –curiosamente con tres directivos proselitistas de dicha religión: Soto, Figueroa y Pastén, este último pastor en una agrupación evangélica-, gastos en entradas de la Copa América 2015 sin claros destinatarios, viajes, boletas en lugar de facturas para cifras superiores a las permitidas por la ley, depósitos de los dineros de trabajadores del fútbol en sus cuentas personales, entre otras cosas, son la suma de una serie de situaciones poco claras sostenidas en los últimos dos años (2015-2016) en el Sifup, y que fueron descubiertas en la auditoría realizada por Ecovis. Todos esos gastos en conjunto, llegan a la cifra de 251 millones de pesos.
Lamentable para el Sifup, pero sobre todo para el sindicalismo, porque los medios de los mismos empresarios con acciones en las SADP, han festinado con titulares y un discurso, que, entre líneas, son en contra de todos los sindicatos en general, ya que en lo estratégico son peligrosos para los intereses de acumulación de dichos empresarios, siempre y cuando estén conformados por sindicalistas honestos y con conciencia de clase, que a través de sus luchas logran mantener y/o arrebatar derechos para los trabajadores.

Carlos Soto, primero que todo, rompió una responsabilidad política de todo sindicalista, al no ser riguroso en el manejo de las platas de los trabajadores asociados, y peor cuando el sindicato que conduce tiene tanta repercusión pública, porque si es que sólo fue falta de rigurosidad como se defiende Soto, aun así, pone en cuestión ideológica, la justa existencia de estos espacios de organización de la lucha de los trabajadores y trabajadoras, ya que no representan una alternativa honesta a las estructuras del Estado capitalista y las empresas, porque para el discurso que  la gente absorbe, se llega a la conclusión simplista pero peligrosa: ¿De qué sirven los sindicatos? si también roban y son tan deshonestos como los empresarios coludidos”.
Eso sí, los mismos medios que hablan de la “vergüenza y el escándalo del Sifup”, atacando a la organización, intentan a toda costa salvaguardar la imagen del que estuvo a cargo por 20 años, Carlos Soto y su directiva. Que no hubo malversación, sí manejos poco rigurosos, como si la idea de los medios fuera relativizar los hechos. Pero 250 millones de pesos en dos años, no pueden ser simples faltas a la rigurosidad, ni tampoco las puede desconocer el presidente de una organización de trabajadores tan importante como los del fútbol, no nos vengan con eso.
Ese intento de que a Carlos Soto no le salpique tanto este escándalo, a nivel personal, tiene que ver con la devuelta de mano de parte de la clase empresarial ligada al fútbol, a la persona que, dentro de los trabajadores más importante del fútbol, durante años jugó para ellos, para el otro bando. Ese presidente del sindicato que siempre hizo todo en la medida de lo posible por defender los intereses de los futbolistas.
Porque Carlos Soto, no sólo cometió el pecado de usar fondos del sindicato para comprar biblias y “regalárselas” a sus asociados intentando que se conviertan a su religión, tampoco sólo por gastarse el dinero del sindicato en trajes de gala para codearse con los grandes  empresarios y con la farandula deportiva. El principal pecado de Carlos Soto, fue ser uno de los grandes promotores y defensores de las SAD, por eso nunca amparó hasta el final a los futbolistas de clubes en los que este modelo ha sido un rotundo fracaso, como es el caso de Deportes Concepción, actitud que finalmente lo mostró tal cual es y lo tumbó de la presidencia de la directiva: “para mí, no hay dudas que es un club inviable –Deportes Concepción-, pero es una lástima por tanta gente y muchachos jóvenes”, dijo en aquella oportunidad, sólo lastima, nada de defensa irrestricta del club, su rol social y menos de sus jugadores.
En otra, entrevista reciente, se ve como Carlos Soto, todo el rato intenta justificar la lógica mercantil del fútbol profesional chileno y defender el modelo de las SA. En diálogo con portalfutbol.cl, tras la situación de Deportes Concepción, planteó diversas definiciones al respecto, que le sacan aún más la careta.
¿Ustedes como SIFUP se han dado cuenta que desde que existen las SADP ha bajado notablemente el nivel y producción de jugadores en Chile, ya que las actuales estrellas, son formados en las antiguas canteras de los clubes?
Primero, el modelo de corporaciones de derecho privado sin fines de lucro colapso, fue sobrepasada por las exigencias del tiempo que hacían necesario un modelo diferente, con gestión profesional y administración efectiva, el 2002 teníamos 13 clubes de los 32 con 3 sueldos de atraso y con clubes declarados en quiebra.
Esta ley junto a la ley para trabajadores y marco jurídico es un aporte a la actividad, porque en SADP hay responsabilidades y cumplimento de obligaciones. Toda organización mal administrada lleva a insolvencia y luego quiebra”. Le recordamos que con las empresas también pasa lo mismo.
Si hoy se tiene tanto recurso del canal de fútbol que antes no había. ¿Cómo explica que esté pasando lo que ocurre con Concepción?
Por las SADP no son malas como modelo, sino la gestión de quienes administran de estas.
¿Está al tanto que inclusive las SADP que no formaron los jugadores seleccionados, reciben la plata de las ventas sin haberlos formado que deberían recibir los clubes?
Puedo decir que existe un mecanismo denominado derechos de formación a nivel nacional e internacional, así como mecanismo de solidaridad a nivel internacional para pagar a los clubes lo que les corresponde por el tiempo y dinero invertido en la formación y educación y los clubes pueden exigir el pago.
Las SADP (Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales) son un resultado de la colusión de políticos, empresarios, periodistas y funcionarios que se concertaron para imponer el modelo SADP, y así expropiar clubes deportivos y sociales a sus socios e hinchas, y mercantilizar de forma definitiva el fútbol. Muchos de esos empresarios y medios protegieron a Carlos Soto, y elevaron como el gran sindicalista del fútbol durante los últimos 20 años, cuando en realidad no cumplió más que un rol de operador a favor de sus intereses.
Ese mismo discurso que Carlos Soto, ha levantado por años, para justificar las SA como lo mejor, pero que cuando fracasan son sólo por mala administración lo podemos plantear quienes defendemos a los clubes, como organizaciones sin fines de lucro, y argumentar que fracasan cuando hay malas administraciones de parte de los dirigentes, que al menos son elegidos de forma popular por los verdaderos dueños de los clubes, sus socios e hinchas. Ese mismo argumento de la honestidad, la idoneidad  y dar cuentas ante la ley debería aplicarselo hoy mismo cuando se ve metido en su propia mierda como dirigente sindical que hacia mal uso de los recursos de su sindicato.
Pero toda crisis genera una oportunidad, y la crisis del Sifup es la oportunidad de que esta organización retome su rol como espacio efectivo de lucha a favor de los intereses de los principales trabajadores del fútbol, tal como se lo plantearon en sus inicios Oscar “Garrocha” Sánchez y luego Caupolicán Peña, en lo que fue el desarrollo histórico de la formación del Sifup.
Uno de los ingredientes centrales para fortalecer el sindicato, ya lo planteó el presidente del Sifup, Gamadiel García, en La Tercera y tiene que ver con la participación activa de sus trabajadores en este: “Nosotros como futbolistas fuimos dejando de lado la tarea del sindicato. Esto es de todos. En el sindicato nos abocamos a defender al futbolista. El dinero es de todos los futbolistas, no de un grupo de amigos. Cuando el futbolista recibe su sueldo, de lo último que se preocupa es del sindicato. Ése es el mea culpa”. Dijo en forma de autocrítica.
La segunda tarea tiene que ver con la articulación con las otras organizaciones de trabajadores relacionados con el fútbol, y con las luchas que dan los segundos grandes protagonistas del deporte más lindo del fútbol, que somos los socios, ex socios e hinchas, por recuperar la propiedad de los clubes y el sentido social y la razón de ser del fútbol, que está muy lejos de la idea del negocio y la plata.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
Hay dos tipos de espectadores: aquellos que aman el fútbol y aquellos que aman la moda del fútbol. Estos últimos son los peligrosos
Jorge Valdano
Traducir
Contacto y Redes Sociales
Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter

Facebook FacebookFR Google+
Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »