[Oda a “Il Capitano”] Francesco Totti se retira del fútbol tras haber jugado toda su carrera por la Roma

Hay futbolistas que marcan una época. Y nadie puede dudar que Francesco Totti es uno de ellos. Un día leí decir a un periodista romano; “Si mañana la Roma fichara a Messi y a Cristiano Ronaldo, ninguno de los dos sería el jugador más popular de la ciudad”. Aunque quizá sea una expresión un tanto exagerada, nos da una idea muy clara del amor que siente Roma por su Capitán.
Totti debutaba con el AS Roma el 28 de marzo de 1993, cuando muchas de las grandes promesas del fútbol que conocemos hoy ni siquiera habían nacido. 23 años después, Totti se ha convertido uno de los más célebres “one club man” que conocemos en este fútbol moderno, donde manda más el dinero que el amor por la camiseta.
Pero Totti es algo más que un jugador fiel. Es relativamente “fácil” estar toda una carrera futbolística en clubes como Real Madrid, Barcelona, Bayern, Milan o Manchester United (aunque los dos últimos estén en horas bajas), clubes en los que los jugadores saben que pueden aspirar a todo, y de los que saben que es muy difícil encontrar un equipo de mayor nivel.
Totti dijo una vez: “las cosas que yo hacía en el campo solo se las he visto hacer a Messi”. También ha dicho en más de una ocasión que, de haber salido de su club, podría haber ganado diversas Champions y quizá algún Balón de Oro. Francesco no exageraba, ni estaba siendo prepotente o arrogante. Estaba siendo sincero.

Un jugador de clase mundial y grandísima calidad en los pies. Un jugador que podría haber jugado en los mejores equipos del mundo de haberlo deseado, pero que prefirió quedarse en su ciudad, con su equipo y con su gente, aunque al hacerlo renunciara a la gloria y al olimpo de los futbolistas.
Florentino Pérez, el gran “ficha-cracks” de los últimos años, ha reconocido públicamente que estuvo cerca de fichar a Totti en diversas ocasiones, llegando a ofrecerle el triple de lo que ganaba en Italia. Pero Francesco siempre tuvo la misma respuesta para él. “Io sono di Roma”.
Totti quizá no pasará a la historia del futbol como uno de los mejores delanteros, como esos jugadores que aparecen en los XI históricos. Pero sin duda su leyenda se ha forjado mediante el amor incondicional que ha sentido hacia unos colores. Hacia un escudo. Hacia una ciudad. En Roma Francesco es y siempre será una leyenda viva, y no ha habido ni habrá hombre en este club que sea más grande que él. Y es que se lo ha ganado. Porque Roma es Totti, y Totti es Roma.
Fuente: Memedeportes.com
CARTA DE TOTTI EN SU DESPEDIDA DEL FÚTBOL:
El hogar lo es todo
“Hace veintisiete años, llamaron a la puerta de nuestro apartamento de Roma. Mi madre, Fiorella, fue a abrir. Quien resultó estar al otro lado acabaría definiendo mi carrera futbolística.
Cuando abrió la puerta, un grupo de hombres se presentaron como directores deportivos. Pero no eran de Roma. Vestían de rojo y negro. Eran del AC Milan. Y querían que fuera a jugar a su equipo. A cualquier precio. Mi madre rechazó la propuesta.
¿Qué crees que le dijo a los hombres? Cuando eres un niño en Roma, sólo hay dos opciones: o eres rojo o eres azul. Roma o Lazio. Pero en nuestra familia sólo había una opción posible.
Desafortunadamente, yo no conocí a mi abuelo porque murió cuando yo era muy pequeño. Pero me dejó un gran regalo. Afortunadamente, mi abuelo Gianluca era un gran aficionado de la Roma, y le transmitió ese amor a mi padre, que luego nos lo transmitió a mi hermano y a mí. Nuestro amor por la Roma fue algo que llevábamos dentro. La Roma era más que un club de fútbol. Era parte de nuestra familia, nuestra sangre, nuestras almas.
No podíamos ver muchos partidos en la televisión porque, incluso en Roma, no los televisaban en los 80. Pero cuando tenía siete años, mi padre compró entradas y finalmente pude ir a ver ‘I Lupi’, los lobos, en el Estadio Olímpico. Cierro los ojos y recuerdo ese sentimiento. Los colores, los cánticos, las bengalas apagándose. Era un chico tan impresionable que sólo estar en ese estadio rodeado de todos los hinchas de la Roma encendió algo dentro de mí. No sé ni cómo describir la experiencia… Bellissimo. Esa es la única palabra para ello.
En nuestra zona de la ciudad, en San Giovanni, no creo que nadie me viera alguna vez sin un balón en mis manos o mis pies. Empecé a jugar para clubes juveniles. Tenía posters y recortes de periodico de Giannini, el capitán de la Roma, en la pared de mi habitación. Era un icono, un símbolo. Era un niño de Roma. Como nosotros.
Y entonces, cuando tenía 13 años, llamaron a mi puerta. Los hombres del Milan me pedían unirme a su club. Una oportunidad con un gran club italiano. ¿Qué podía elegir? Bueno, no era mi decisión, por supuesto. Mi mamá era la jefa. Lo sigue siendo. Y estaba muy unida a sus chicos, digámoslo así. Como cualquier madre italiana, era un poco sobreprotectora. No quería dejarme marchar de casa por miedo a que pasara algo. “No, no”, le dijo a los directores. Eso es todo lo que tenía que decir. “No me interesa, no, no”. Ese era el final. Mi primer fichaje fue rechazado por la jefa. Mi padre nos llevaba a mi hermano y a mí a nuestros partidos del fin de semana. Pero, de lunes a viernes, Mamma estaba al mando. Fue difícil decir que no al Milan. Habría significado mucho dinero para nuestra familia. Pero mi madre me enseñó una lección ese día. Tu hogar es lo más importante en la vida.
Unas semanas después, luego de que acudiera un ojeador a uno de mis partidos, la Roma hizo una oferta. Iba a vestir la giallorrosa. Mamma lo sabía. Ayudó a mi carrera de muchas formas. Síu, era protectora -¡lo sigue siendo!-, pero hacía muchos sacrificios para asegurarse de que yo estuviera en el campo todos los días. Sé que aquellos primeros años fueron muy duros para ella. Era mi madre la que me llevaba a los entrenamientos. Fuera de los campos, esperaba por mí. Dos, tres, a veces cuatro horas mientras entrenaba. Lloviera, hiciera frío, iba igual. Ella esperaba para que yo pudiera cumplir mi sueño.
No supe que iba a debutar con la Roma en el Estadio Olímpico hasta 90 minutos antes del partido. Me senté en el autobús que nos llevaba desde nuestras instalaciones campo y mi emoción creció. La calma que había cosechado durmiendo la noche anterior se había ido. Los hinchas de la Roma son diferentes a todos los demás. Esperan mucho de ti cuando vistes esa camiseta. Debes demostrar que vales y no tienes mucho margen de error.
Cuando entré al campo para el primer partido, estaba sobrepasado de orgullo por jugar en mi casa. Por mi abuelo, por mi familia. Y en 25 años de presión -y privilegio- eso nunca ha cambiado. Por supuesto he cometido errores. E incluso hubo un momento, hace 12 años, cuando pensé en dejar la Roma para irme al Real Madrid. Cuando un equipo muy exitoso, probablemente el más fuerte del mundo, se interesa por ti, empiezas a pensar como sería la vida allí. Hablé con el presidente de la Roma y eso me hizo pensarlo. Pero, al final, la charla que tuve con mi familia me recordó de qué va la vida en realidad. Tu hogar lo es todo.
Roma ha sido mi casa 39 años. Y en 25 años de futbolista, Roma ha sido mi casa. Ganando el Scudetto o jugando la Champions, espero haber representado y hecho crecer los colores de la Roma tan alto como sea posible. Espero haberos hecho sentir orgullosos. Pueden decir que soy un hombre de costumbres. Ni siquiera me fui de casa de mis padres hasta que no me prometí con mi mujer, Ilary.
Así que cuando echo la vista atrás y pienso en lo que echaré de menos, sé que será la rutina, las cosas del día a día. Las muchas horas de entrenamiento, las charlas en el vestuario. Creo que lo que más echaré de menos será tomar café con mis compañeros cada día. Quizá si vuelvo como director un día, esos momentos seguirán ahí.
La gente me pregunta, ¿por qué pasar toda tu vida en Roma? Roma es mi familia, mis amigos, la gente que quiero. Roma es el mar, las montañas, los monumentos. Roma son los romanos. Roma es la roja y amarilla. Roma, para mí, es el mundo.
Este club, esta ciudad, han sido mi vida.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
No se trata de cuántos kilogramos de carne se come o de cuántas veces por año pueda ir alguien a pasearse por la playa, ni de cuántas bellezas que vienen del exterior puedan comprarse con los salarios actuales. Se trata, precisamente, de que el individuo se sienta más pleno, con mucha más riqueza interior y con mucha más responsabilidad.
Ernesto Che Guevara
Traducir
Contacto y Redes Sociales
Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter

Facebook FacebookFR Google+
Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »