Memoria Histórica: Dictaduras o cuando el fútbol también se manchó con sangre…

EL CASO DEL MUNDIAL “ARGENTINA 78”
Jorge “Lobo” Carrascosa fue una estrella del fútbol local en los años ’70, campeón primero con Rosario Central y luego con Huracán. Integró la Selección que fue al Mundial 74 y llegó a jugar 30 partidos con la albiceleste, llegando a ser capitán. Sin embargo no formó parte del equipo del Mundial 78, ya que abandonó su puesto. Nunca se supo bien cual era el motivo, pero con el tiempo se supo que el Lobo estaba decepcionado con el técnico del seleccionado César Luis Menotti (militante comunista) por formar parte del plantel que le haría propaganda a la dictadura genocida. En sus propias palabras: “Por un montón de cosas que observé durante mi carrera en el fútbol, me fui sintiendo mal y eso es lo que me llevó a tomar las decisiones que tomé, como por ejemplo la de no participar en el Mundial. No es que hubo un hecho determinante. Hay cosas que ya sabía y otras que se fueron sumando, que no estuve de acuerdo nunca, en el país, en el fútbol y que no me hacían sentir bien”.
En medio de aquella infame Copa de 1978, un grupo de jugadores suecos, incluyendo a Ralf Edstrom y Staffan Tapper, se reunieron con las Madres de Plaza de Mayo. De manera análoga, la selección holandesa había prometido no recibir la Copa de manos del dictador Videla en caso de salir campeones.Este Mundial sirvió para denunciar a nivel mundial las violaciones y crímenes del Proceso, y para dar a conocer a las Madres a nivel internacional.
Entre los cientos de personas que se animaron a enfrentarse a la dictadura estaba Carlos Rivada, único jugador profesional desaparecido, que se desempeñaba en Huracán de Tres Arroyos.
Y otro caso para recordar es el de Claudio Tamburrini, arquero de Almagro, detenido en el centro de detención Mansión Seré, pero que pudo escapar junto a otros prisioneros.
El movimiento guerrillero Montoneros y otras organizaciones de izquierda leyeron que el mundial iba a ser utilizado por la dictadura como una cortina que taparía los crimenes cometidos por los militares fascistas al servicio del poder economico. Antes del Mundial de Fútbol de 1978, los Montoneros propusieron a las FF.AA. una tregua; nunca recibieron respuesta. Asimismo produjeron agitación política en los estadios, con volantes, lienzos y algunos atentados no sangrientos que, por lo tanto, no trascendieron a los medios. Propusieron a las masas la consigna “Argentina campeón, Videla al paredón”, la que, por obvias razones, no fue entonada por nadie en público. Tendrían mejor presencia un año después en Suiza, cuando Argentina concediera a Holanda una revancha de la final de la Copa: detrás de un arco apareció un enorme cartelón que decía “Videla asesino”, cartel que la TV argentina registró y demoró un rato en tapar. (Revista Todo es Historia Nº 347, junio 1996)
Pero para no quitarle ningún mérito a la Selección del Mundial ’78, digna y justa campeona, cabe recordar que 30 años después, en 2008, jugadores de aquel plantel jugaron un partido homenaje contra jugadores de la actual Selección, en el marco de un acto mayor por la Memoria, en donde las Abuelas y las Madres reconocieron el logro deportivo de aquel plantel que le tocó desempeñarse en un momento bastante engorroso de la historia argentina.

EL CASO DE LA DICTADURA EN CHILE
En el caso de Chile, en plena dictadura de pinochet ocurrieron muchas cosas ligadas al fútbol. Pinochet en Chile utilizó el futbol como recurso político, elemento distractor y mecanismo de manipulación masiva, según reveló una investigación de los periodistas Carlos González Lucay y Braian Quezada Jara en el libro “A discreción, viaje al corazón del futbol chileno bajo la dictadura militar”. Pinochet estaba consciente de la trascendencia del futbol. Cada vez que algún escándalo deportivo sacudía a la opinión pública él movía piezas y cambiaba cargos políticos, dijo González.
Por otro lado, Carlos Humberto Caszely Garrido, llamado “el Chino” fue uno de los más notables futbolistas en la historia de este país. Además, es considerado por la hinchada como el máximo ídolo de la historia del club Colo-Colo. Fue un reconocido delantero sudamericano de los años 70 que se destacó por su habilidad, astucia y capacidad goleadora. A su vez fue uno de los pocos futbolistas famosos chilenos que criticó abiertamente a la dictadura de Pinochet. En la propaganda electoral televisiva de 1988 en contra de Pinochet, contó al país como su madre había sido secuestrada y torturada por los agentes de la dictadura. Su cercanía con la izquierda chilena, por entonces proscrita, le valió en parte el cariño del pueblo chileno que sufría la dictadura, tanto que su partido de despedida en el año 1985 terminó casi como un acto político, con serios incidentes al término de la actividad (que no fue transmitida por la televisión chilena) destacando las barricadas dentro de la cancha del Estadio Nacional.
La barra de Universidad de Chile causando destrozos en el Estadio Monumental. práctica que se hizo regular en los años 90, cuando aún no existía la ley de violencia en los estadios.
COLO COLO Y LA SOMBRA DE PINOCHET
“Vamos a romper, vamos a romper el estadio de Pinochet”, este cántico es el grito de guerra de la hinchada del Universidad de Chile cuando visitan el estadio de su eterno enemigo el Colo Colo. No hace falta bucear mucho en la historia contemporánea para comprobar el excelente mecanismo de propaganda que han constituido siempre los clubes de fútbol en manos de los dictadores. El pan y circo como somnífero ideal para anestesiar a la población y perpetuarse en el poder. Augusto Pinochet hizo de esta práctica uno de los pilares de su “política social”, el resultado fue un Colo Colo cubierto durante años por un velo de duda y desdicha.
Colo Colo es el club que más aficionados reúne sobre todo entre las clases bajas. Su identificación nacional es una de sus señas de identidad, aún mantiene en su escudo los colores de la bandera de Chile y un indio Mapuche en el centro. Este autentico filón popular no podía pasar desapercibido a los ávidos ojos de Pinochet. El Estadio Monumental, hogar de los sueños del Colo Colo sería la excusa perfecta. El Monumental había sido concebido como la joya que enseñaría Chile al mundo en el Mundial de 1962. Diseñado para albergar 120.000 personas, la obra quedó para siempre inconclusa.
En 1988 Chile estaba convulsionado por el plebiscito que debía dirimir la permanencia como líder del país hasta 1997 o la entrada en vigor la constitución democrática impuesta en 1980. Pinochet vio una oportunidad en la inacabada casa del Cacique. Meses antes del plebiscito ofreció a trescientos millones de pesos a Meter Dragicevic y Eduardo Menichetti antigüos dirigentes del club para acabar el Monumental. Después de todo el dictador ya era presidente honorario del club desde 1976, tras destituir a la directiva y salvar al club de una grave crísis económica al considerarlo patrimonio de todos los chilenos. El expresidente Vildósola cuenta que él le pidió directamente a Pinochet que fuera presidente honorario. “Si otros han sido presidente, don Augusto, por qué usted no” , le dijo. Y finalmente Pinochet aceptó. El
resultado de aquel plebiscito no fue favorable a Pinochet, años después la democracia volvía a encontrar su lugar en Chile. La segunda
inauguración del Monumental se celebró el siguiente 1989. La sombra de la duda planeó desde entonces como un oscuro estigma sobre los colocolinos.
Como un gemelo de la vergüenza a kilómetros del inacabado monumental se alzaba sombrío, otro estadio que resumía la cara oscura del régimn. El Nacional de Chile, símbolo del horror, y la tortura. Años antes de que Pinochet interviniese la directiva colocolina para salvar al club, una comisión de la FIFA inspeccionaba el estadio para autorizar un partido de clasificación del Mundial 74 frente ala U.R.R.S Cuentan que los gritos de los torturados chilenos ascendían desde los subterráneos de aquella pesadilla en que se convirtió el Nacional , la FIFA vergonzosamente autorizó el partido. Pero esa es otra historia. El Nacional sería el símbolo del horror, el Monumental de la vergüenza por lo que se creía la apropiación del patrimonio sentimental de gran parte de la sociedad chilena.
En 2006 un documental exhibido por el periodista Andrés Ampuero planteaba que aquel dinero nunca llegó. Supuestamente Pinochet lo negó al fracasar en el plebiscito, aunque las versiones al respecto abundan. La historia oficial dice que “El Monumental” fue financiado con los fondos de los socios y la venta de un ídolo como el delantero Hugo Rubio “El pájaro”, al Bolonia italiano. La verdad, es que haya pasado lo que haya pasado, Colo Colo permanecería asociado para siempre a la dictadura por un país roto por el dolor. La figura de Pinochet se encargó de aparecer ocasionalmente como un espectro de mal agüero en la vida pública del Colo Colo. A las elecciones colocolinas de 1994 entre Dragicevic y Eduardo Menichetti acudía a votar sonriente.”Como colocolino estoy muy contento de concurrir a esta elección que considero muy importante”.
De todas maneras, si verdaderamente la plata de Pinochet nunca llegó a financiar el estadio de Colo Colo, lo cierto es que ya en 1976 la dictadura le había mandado un salvavidas a este club cuando se encontraba en quiebra y fue intervenido por el Estado, salvandole de la desaparición.
Así sobrevivió el Colo Colo los últimos veinte años de su historia, acosado por las hinchadas rivales, y con la sospecha de gran parte de los chilenos, sintiéndose traicionados y viendo mancillado lo que más amaban. Así vivió su afición la consecución de su primera Copa Libertadores en 1991. En diciembre de 2006 moría Augusto Pinochet, semanas después no se celebró ni un minuto de silencio en el Monumental, y el Colo Colo era eliminado por el Chivas en la Libertadores. La gárgola fantasmal de Pinochet se desprendía por fín del escudo del Cacique, para quedarse con la de Piñera, un sujeto que obtuvo gran parte de sus riquezas, de extrañas maneras, precisamente al alero de esa misma dictadura…
EL CRIMINAL FRANCISCO FRANCO Y EL REAL MADRID: EL FICHAJE DE DI STEFANO
Juan José Sebreli, uno de los tantos teóricos que atacan al fútbol de manera simplista, comenta en su libro La era del fútbol que el “fútbol es un poderoso instrumento de dominación inventado por las clases hegemónicas de las sociedades burguesas” cosa con la que el dictador Francisco Franco estaba muy de acuerdo. Siguiendo los mismos pasos que su colega italiano Mussolini, implementó esta relación poder-deporte para legitimizar su mandato autoritario, cuando su popularidad empezó a decaer.
En un articulo publicado por Alberto Lati en el periódico Milenio en 2008, se menciona que originalmente el Atlético de Madrid sería el estandarte deportivo que le diera brillo y estabilidad al gobierno de Franco, ya que los colchoneros apoyaron en la Guerra Civil a los de derecha, bombardeando la capital española.
Pero quince años después, los papeles se invirtieron, ya que el Real Madrid, rival de los rojiblancos, conformó uno de los onces más maravillosos de la historia, entre los que destacaban Alfredo di Stéfano, Paco Gento y Ferenc Puskas, por lo que el franquismo tomó la bandera de los blancos y el Madrid se convertía en el mejor embajador del Generalísimo al adjudicarse cinco Copas Europeas.
Documental del History Channel en castellano:
Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=fxwjh-S1CQY
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=IaGqZnNWXQs
BRASIL: EL TIMAO, RESISTENCIA Y DEMOCRACIA CORINTHIANA 
No todas las historias sobre fútbol y dictadura tienen que ver con la represión, sino que varias con la resistencia organizada. Un gran ejemplo de esto fue el fútbol asambleario que se vivió en la década del 80 en Brasil, más precisamente en el Corinthians, club ligado a los sectores populares del gran Sao Paulo.
En plena dictadura tuvo lugar un movimiento llamado Democracia Corintiana. Su ideólogo fue el director de fútbol y sociólogo Adílson Alves Monteiro y sus líderes los atletas Sócrates, Wladimir y Casagrande. El movimiento comenzó a debatir cuestiones de interés de la sociedad civil, además de opinar dentro del club, por ejemplo, sobre las concentraciones, fichajes y otras cosas de interés. Con la Democracia Corintiana, el Corinthians ganó el Campeonato Paulista de 1982 y 1983.
Lo que dicen sus jugadores de la Democracia Corinthiana:  “La verdad es que, en todo lo que se hace con conciencia y dedicación, se obtiene realización personal. No era por el dinero. Nosotros jugábamos con mucho placer, sobretodo porque sabíamos que estábamos contribuyendo de alguna forma, para la redemocratización del país”, contó alguna vez Wladimir.
En una entrevista que el periodista Andrés Bellos le hizo a Sócrates, éste recuerda: “Nosotros decidíamos todo por consenso. Eran cosas simples como, ¿a qué hora vamos a comer? Nosotros sugeríamos, digamos, tres opciones y votábamos. La decisión de la mayoría se aceptaba”.
En su libro escrito con el periodista Ricardo Gozzi, “Democracia Corinthiana: A Utopia em Jogo”, Sócrates dijo lo siguiente: “Conseguimos probarle al público que cualquier sociedad puede y debe ser igualitaria. Que podemos desprendernos de nuestros poderes y privilegios en procura del bien común. Que debemos estimular que todos se cohesionen y que puedan participar activamente de los designios de sus vidas. Que la opresión no es imbatible. Que la unión es fundamental para superar los obstáculos difíciles. Que una comunidad solo puede fructificar si respeta la voluntad de la mayoría de sus integrantes. Que es posible darse las manos”.
Contragolpe a la dictadura: Esta novedad de la democracia corinthiana hizo mella en los pobladores paulistas y, forzados, en 1982 los militares debieron conceder elecciones para elegir Gobernador del Estado de San Pablo para el 15 de noviembre. Los jugadores del Timao (en gran parte impulsores de esta movida), salieron a la cancha con la inscripción “Día 15, vote”. El pueblo brasileño comenzó entonces a exigir elecciones directas, para que el Presidente sea elegido por ellos y no por un Parlamento.
La campaña se llamó “Direitas ja (Directas ya)”. Tuvo un vehículo formidable en los jugadores del Corinthians que exhibían sus símbolo amarillo en sus vinchas y hasta en sus botines, como hacían, entre otros, Sócrates, Vladimir y Walter Casagrande. Las camisetas del Timao comenzaron a lucir desde entonces el nombre con el que el mundo pasó a recordar esa experiencia: Democracia Corinthiana. “La democracia corinthiana estaba revolucionando el modo de gobernar a los clubes, y además era combustible para las masas que peleaban por derrumbar a la dictadura”, declaró Juca Kfouri, director de la revista deportiva Placar en ésa época, publicación que apoyó las propuestas del Corinthians.
Todos los sectores progresistas de Brasil adhirieron sus fuerzas en pos de este fin, y con el tiempo cada partido del Corinthians se parecía más a un “congreso de intelectuales”.
El día de la final del Campeonato Paulista de 1983 el Estadio Pacaembú explotaba, los jugadores blancos estaban nerviosos, sentían que una derrota suya podría ser tomada como una derrota del reclamo por la democracia. Resolvieron pues su angustia saliendo a la cancha con una enorme bandera que decía “Ganar o perder, pero siempre con democracia”. No hizo falta excusarse demasiado, el Corinthians fue Campeón. Ganó 1 a 0 con gol de Sócrates, quien luego fue transferido a Italia.
En estos tiempos donde el jugador parece en la mayoría de casos un títere movido por intereses económicos, no está de más recordar esta digna experiencia.
Afiche: Ser campeón es un detalle, DEMOCRACIA CORINTHIANA
Fuente: Varias con artículos que relacionan fútbol y dictaduras

One Response to “Memoria Histórica: Dictaduras o cuando el fútbol también se manchó con sangre…”

  • Pablo:

    Cumpipas, excelente artículo. Para la próxima agreguen también el caso del Mundialito del 80 y el Plebiscito Constitucional uruguayo. Es una caso notable. Salud!

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
En el fútbol todo se complica por la presencia del rival
Jean Paul Sartre
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »