Cristiano Lucarelli, el jugador guerrillero, goleador de los humildes de Italia

Livorno es una ciudad obrera, puerto industrial y cuna del Partido Comunista Italiano. Por esto, ser de Livorno y ser de izquierda es algo natural. Allí nació Cristiano Lucarelli, un niño que soñaba con ser futbolista. Su padre era cargador portuario, afiliado al sindicato y militante del partido. El niño Cristiano estuvo rodeado desde nacer por banderas rojas del PCI y del Livorno, el equipo de la ciudad.
A los 22 años llegó a la primera división, jugando con el Perugia. Luego pasó por Cosenza, Padua y Atalanta. Su fructífera carrera como delantero hizo que fuese fichado por el Valencia de España. Volvió a Italia donde pasó por el Lecce y el Torino. Al finalizar la temporada 2002-2003, el equipo de su ciudad natal, el Livorno ascendió a la segunda categoría. Este hecho marginal para el fútbol italiano cambiaría el rumbo del joven Lucarelli, quien quería volver a su casa natal, donde nunca había jugado. El Livorno no podía pagarle más que un modesto salario, pero Lucarelli aceptó, rechazando ofertas millonarias y la fama y comodidad de otros clubes. Este hecho es relatado en el libro “Quédense con sus millones”.
En la temporada 2003-2004 Lucarelli fue el goleador del campeonato, logrando el milagro de cumplir el sueño de los livorneses: ganar la liga y ascender a primera categoría. No sólo ganó el campeonato, el titulo de goleador y la capitanía del equipo, sino también el cariño y simpatía de toda la ciudad, pues Cristiano Lucarelli siempre se ha declarado izquierda, de la clase trabajadora, y ha llegado a apoyar, recurriendo incluso a su bolsillo, obras benéficas y huelgas de obreros.
Lucarelli había jugado en la selección italiana sub `21 en 1997, con la cual anotó diez goles en la misma cantidad de partidos. El gol que anotó frente a Moldavia lo celebró mostrando la camiseta con la efigie del Che Guevara que portaba por debajo de la oficial, imagen que se vio televisada en directo, y lo que le valió la censura de los dirigentes del calcio, quienes presionaron para evitar nuevas convocatorias de Lucarelli en los seleccionados nacionales. Solo hasta 2005 volvería a lucir la azzurra.
Con su debut en primera con Livorno Lucarelli se proclamó máximo goleador del campeonato 2004-2005, luciendo el número 99, año de fundación de las Brigadas Autónomas Livornesas (BAL), la barra del club toscano. Sus goles, que festeja con el puño izquierdo en alto, garantizaron que el equipo izquierdista permaneciera en primera categoría, algo que nadie esperaba. Y más aún, se clasificó a la copa UEFA, campeonato en el cual, con un equipo luchador y compacto, llegó a rondas finales.

En octubre de 2005, el alcalde de Livorno organizó el encuentro de Lucarelli con la hija del Che, Aleida Guevara, quien visitaba Italia para recoger fondos para el hospital pediátrico cubano donde trabaja. Entre un entrenamiento y otro, el jugador comunista sacó tiempo para entrevistarse con ella, quien también se reunió con líderes de las BAL, que usan banderas con la imagen del comandante cubano-argentino. Aleida aseguró que “ese rostro es un símbolo de lucha. Espero que no se quede sólo en un mito, sino que sea un emblema para crear un mundo mejor”.
El delantero entre sus galardones suma el haber sido el máximo goleador de la Liga italiana en la temporada 2004/2005.
Pero si la izquierda tiene a Livorno y a Lucarelli, la derecha tiene a Lazio y a Paolo Di Canio, fascista confeso que llegó a ser penalizado por realizar el saludo fascista durante la celebración de un gol. Di Canio es el ídolo de los hinchas de Lazio, de marcada tendencia ultraderechista. Estas adhesiones hicieron que el juego Livorno-Lazio fuera todo un clásico con tintes políticos, donde se jugaba más que el resultado.
En julio de 2007 Lucarelli termino su ciclo en Livorno y partió al fútbol ucraniano, no sin antes hacer una promesa: invertir la mitad de su sueldo anual de cuatro millones de euros en un diario local de la ciudad para la creación de nuevos empleos. Fiel a su ideología y a su hinchada, cumplió con ello.
Además de comprometido ha sido un exitoso delantero, autor de más de 150 goles en el Calcio italiano. Luego de un largo tiempo lesionado, en la pasada temporada (2011-2012) pasó a militar en el Napoli, donde juega actualmente.
Lucarelli es un icono de tal importancia que incluso se han hecho un libro y una película sobre su figura,  “Quédense con sus millones” y “99 Amaranto”, respectivamente.
Autor de un libro:  “Del barrio al fin del mundo”
Es una novela autobiográfica en la que Cristiano explica su odisea desde los solares de su humilde barrio de Livorno a ser una estrella futbolística europea. Esta novela incluye todo tipo de anécdotas del carismático futbolista. Una de las más interesantes fue aquella en la que en Milan-Livorno Lucarelli marcó un gol y fue a dedicarlo a la hija del Ché Guevara que estaba en el palco a escasos metros de Silvio Berlusconi.
Los primeros capítulos del libro tratan de su infancia y adolescencia en un barrio humilde de Livorno. Explica sus orígenes en los que aprendió al futbol jugando con su hermano Alessandro entre contenedores del Puerto de Livorno, donde trabajaba su padre. Los siguientes capítulos tratan de como dudo entre trabajar en el mismo puerto de Livorno o dedicarse al futbol de manera profesional.
En los últimos capítulos reflexiona sobre sus inquietudes políticas y hace gala de: “aquellos que ven el deporte y los clubs deportivos como un sentimiento y no una mercancía”. Finalmente hace un repaso de sus implicaciones políticas. De las celebraciones de goles con la camiseta del ché ante los tifosi de Livorno.
Defensa de Eduardo Vargas
Cristiano Lucarelli - FC Barcelona v SSC Napoli - Joan Gamper TrophyAnte las fuertes criticas al joven delantero chileno del Napoli, Eduardo Vargas (ex- U. de Chile), Cristiano Lucarelli, uno de los jugadores más admirados en Italia, salió en su defensa. Señaló que “vemos claramente sus estadísticas y condiciones importantes, tiene una calidad muy similar a la de otros delanteros que tenemos en el equipo”.
“Fue lanzado inmediatamente a la palestra y no fue fácil para él. El entrenador admitió su error, producido porque a veces la curiosidad es grande”.
“Para aquellos que vivimos la situación junto a él sabemos que es difícil, le tocó entrar al campo de juego apenas cuatro días después de su llegada. Estoy convencido de que pronto tendrá su propio espacio para mostrar la calidad que tiene”, concluyó el delantero.
VÍDEO:
Los Fastidios – Un calcio ad un pallone
 Fuente: Varias

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
En el fútbol actual, lo primero que le arrebatan al jugador es el placer de jugar.
Ángel Cappa
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »