Teatro Coraje: “El Fantasista” es una obra que nos devuelve al fútbol popular, donde aún existen valores

foto: Emilia "Iguana" AguileraPor @resorte77 y @JM_Yelpi para futbolrebelde.org– Entrevistamos a Cristóbal Ramos -director artístico- y a Claudia González -una de las productoras-, de la Compañía de Teatro Coraje, colectivo que durante este año ha estrenado la obra basada en el futbolero libro de Hernán Rivera Letelier, “El Fantasista”, la que será presentada en un evento organizado junto a Fútbol Rebelde, en la comuna de San Miguel, el próximo 7 de diciembre, a las 19 horas.
Buscando conocer más sobre la compañía y la obra, hablamos de teatro, de fútbol y de la sociedad en general. A continuación algunas de las principales ideas surgidas durante esta entretenida conversación.
Compañeros ¿Qué nos pueden contar sobre la historia de la compañía de Teatro Coraje?

logo corajeNuestra historia lleva ya 3 años, y parte de la inquietud de Ivy Reyes –también productora de la compañía- con Claudia González, de armar una compañía de teatro callejero, ya que tenemos una relación larga con otras compañías que realizan este tipo de teatro.  Para ello, convocamos a otros artistas, tanto, diseñadores, actores y músicos de manera de conformar un grupo idóneo que fuera capaz de representar las inquietudes, valores e intereses del colectivo. Realizamos una especie de proceso fundacional de la compañía, a través de un camino que a ratos fue largo, confuso, tedioso y extraño, donde incluso fueron quedando integrantes en el camino, pero que aportaron mucho a la definición de las líneas centrales actuales del proyecto, tanto a nivel ideológico, político y cultural. Luego de este proceso elegimos una obra para presentar y esta es “El Fantasista”.
¿Y por qué optaron por realizar teatro callejero y no teatro tradicional?
Eso fue, sobre todas las cosas, una decisión política, ya que consideramos al teatro como un agente de cambio social, de entrega de contenidos sociales importantes, también como un espacio donde la sociedad se ve reflejada y, por ende, el aporte del teatro a la sociedad tiene que llegar si o si a esta. Hoy en día existe una crisis en el teatro, donde regularmente se cierran nuevas salas, incluso, hace poco y gracias a la movilización de muchas personas, se salvó de las cenizas el teatro “El Puente”.
Actualmente no existe masividad en el teatro de sala, muchas veces son los mismos teatristas y sus familias quienes ven las obras y al pasar esto el contenido de estas no llegan al público popular, por ende el contenido termina no siendo entregado.
¿Qué creen ustedes que hay que hacer para que esto deje de ser así?
El teatro debe salir a buscar a su público, acercarse a ese público, que hoy está en las calles, en los barrios, debemos buscar nuevas audiencias que ojalá en un futuro próximo terminen también asistiendo a ver teatro de sala.
foto: Emilia "Iguana" Aguilera¿Tienen alguna opinión sobre el teatro de sala?
Somos bastante críticos del teatro de sala, ya que sigue estructuras hegemónicas para entregar el contenido,  de manera muy parecida  a una iglesia o un colegio, donde el público absorbe un contenido sin chistar, mientras dure el sermón, la clase o el espectáculo, siempre obligados a mirar para el frente y para arriba. 
¿Y el teatro callejero en que se diferencia?
El teatro callejero da espacio de libertad para llegar, pararse e irse en la mitad inclusive, sin sentirte obligado a ver una obra. El teatro callejero es un espacio de democracia, de emoción, que además es gratis, que cumple una de las bases centrales del teatro que es comunicar pero sobre todo generar comunidad, ya que rompe la cotidianeidad, interviene y recupera espacios de uso público que muchas veces no se están usando -como en este caso canchas de fútbol-,  o se usan para otros fines no siempre positivos para las mayorías. El teatro callejero también es un acto de amor al entregar abiertamente, sin barreras, un trabajo hecho con mucha sensibilidad y cariño, donde nuestro pueblo, en nuestros barrios es capaz de encontrarse, reflejarse, reconocerse y valorizarse de forma intergeneracional, como parte importante de su propia cultura popular.
Y ¿Por qué eligen presentar “El Fantasista” como primera obra?
“El Fantasista”, lo elegimos porque buscamos una obra que rescatara aspectos de la cultura popular, porque nosotros no sólo hacemos teatro callejero, sino que teatro callejero popular. Hay que hacer una salvedad, no necesariamente  todo el teatro que se hace en la calle es popular. Nosotros elegimos que nuestro teatro y nuestras obras fueran de carácter popular porque como pueblo carecemos de medios de legitimación de aspectos de nuestra cultura popular.  La academia, al no considerar cultura docta a las expresiones populares, al no estudiarse ni investigarse en las universidad, produce que muchas veces terminan perdiéndose, invalidándose o invisibilizándose. En esta búsqueda, y teniendo como premisa rescatar la cultura de nuestro pueblo,  leímos “El Fantasista” de Hernán Rivera Letelier, primero porque sabíamos que muchas de sus obras ya habían sido montadas antes por compañías de teatro chilenas, como por ejemplo “1907” o “La reina Isabel cantaba rancheras”, y segundo  porque la utilización del lenguaje que usa Hernán Rivera Letelier, es fácil de digerir pero no por eso sin un valor profundo, ya que no convierte su historias en algo facilista y/o comercial, sino que en algo comprensible, entretenido y con muchos contenidos.
foto: Emilia "Iguana" Aguilera¿Qué contenidos son los que entrega Hernán Rivera Letelier en “El Fantasista”? 
Además de una historia de fútbol, “El Fantasista”, retrata una historia reciente del pueblo trabajador chileno, que es la desaparición de los campamentos salitreros, hechos que si Hernán no describe en sus obras no se hubieran conocido. La obra está situada, a principios de los años 80, en los días previos al cierre del campamento “Coya Sur”,  y con la excusa de contar estos hechos y el último partido de los coyinos contra el equipo del campamento archirrival  -partido que quieren ganar desesperadamente-, permite que todos conozcamos la realidad de los obreros y sus familias en la pampa, la vida cotidiana de la comunidad pampina y la organización social de este campamento,  que busca a toda a costa que nuestro héroe, “El Fantasista”, juegue por ellos el partido del domingo, lo que hace que empiecen a suceder un sinfín de cosas aledañas al partido final.
Además, en esta historia, el fútbol es un pretexto para valorar lo colectivo. Por ejemplo, para ganar el partido, el pueblo de Coya Sur trabaja colectivamente para que “El Fantasista” se quede en el pueblo y no continúe su viaje, luego el equipo del pueblo trabaja de la misma manera para ganar el partido, estos hechos lo podemos trasladar al teatro, y la vida misma, ya que cuando hacemos las cosas, unidos y colectivamente siempre conseguimos mejores resultados, que nos benefician a todos.
¿Cuál es la relación de los y las integrantes de la compañía con el fútbol? ¿Viene desde antes o surge con la preparación de la obra “El Fantasista”?. 
El fútbol está presente en todas nuestras familias, quieras o no desde que nacemos te inculcan ser de la “U”, del “Colo”, o de quien sea…o por el fútbol de barrio, siempre hay alguien en la familia vinculado. Entonces decir que no hay un lazo con el fútbol dentro de la compañía, sería una mentira.
Eso sí, a pesar de esta vinculación sucedió que los compañeros hombres eran todos muy futboleros, mientras que las mujeres de la compañía no teníamos un conocimiento acabado sobre aspectos importantes del fútbol, como las reglas o sobre el lenguaje que utilizan quienes más lo juegan. 
¿Qué anécdotas nos pueden contar respecto a esta diferencia que existía sobre el fútbol,  entre los hombres y mujeres de la compañía?
Para mostrar esta diferencia, por ejemplo, Cristián Lemus, que es nuestro protagonista, quien actúa de “El Fantasista”, es un persona apasionadísima por el fútbol, su familia está muy vinculada a este deporte, tanto que sus abuelos fueron fundadores del Club Villa Ríos de Independencia, uno de sus familiares fue arbitro profesional, pero por otro lado las mujeres que son mayoría en la compañía, a pesar de la relación con el fútbol, ninguna jugaba fútbol ni era particularmente fanática. Así que cuando partimos entrenando nuestra obra, lo primero que hicimos fue aprender de fútbol. Las que conocíamos un poco más de cómo se juega, que es lo que era una falta, que es lo que era un penal, le contábamos a las demás. Así empezamos a jugar fútbol, con nuestro entrenador que es Cristian Lemus y mejoramos mucho. Éramos pésimas y ahora algo jugamos hasta por ahí salieron algunos talentos.
foto: Emilia "Iguana" Aguilera¿En la obra juegan fútbol real? 
En la obra se juega pero con la pelota de manera más teatral. La pelota a menos que de verdad seas un fantasista o un malabarista, es muy difícil de controlar. Y nosotros necesitamos controlar la teatralidad a través de nuestra propia forma, lo cual tampoco es fácil porque tuvimos que generar coreografías sobre cómo se juegan los partidos, o para que “El Fantasista” domine la pelota, de tal manera que las acciones fueran atractivas para el público. 
¿Cómo transforman acciones de fútbol en acciones teatrales atractivas para el público? 
Generamos la ilusión, de eso se trata el teatro, pero es una ilusión entre paréntesis porque nosotros estamos mostrando todo. Como te mencionamos antes, el teatro callejero no busca ilusionar sino que busca maravillar con el efecto a la vista. Queremos decir que cualquier persona es capaz de poder generar un acto teatral con un palo de escoba y una pelota.
Volviendo a la diferencia entre hombres y mujeres de la compañía ¿Qué más tuvieron que hacer para ponerse en igualdad de condiciones en cuanto a conocimiento y práctica del fútbol?
Empezamos a ver partidos juntos, se hicieron clases de nivelación, aprendimos sobre el tema de la simulación, como los jugadores que hacen teatro, y ligamos los dos temas, siempre pasándola bien. Nosotros tenemos un objetivo político, un fin social, pero lo otro es que tenemos que pasarla bien, entonces a través del fútbol nosotros la hemos pasado increíble. Desde ese proceso, cada entrenamiento o preparación de la obra parte con alguna pichanguita, hacemos equipos, elegimos quien es Coya Sur (equipo protagonista de la obra), nos hacemos la idea de que somos la gente de Coya, así disfrutamos y podemos decir que hoy en día no hay ningún miembro de la compañía que no le guste el fútbol.
¿Qué opinión tienen sobre el fútbol actual? 
Nosotros nos cuestionamos harto como enfrentar esta historia de fútbol. Ya que el fútbol mal enfocado es un tema complicado. Por ejemplo, no avalamos la violencia en los estadios, pero tampoco la Ley de violencia o el Plan Estadio Seguro, tampoco avalamos la locura irracional por un equipo de fútbol que lleva a que prácticamente las personas hagan una guerra, y ataquen a otro por tener una camiseta del color del “bando contrario”. No avalamos tampoco que el fútbol ocupe la cabeza entera de una persona impidiéndole pensar en otras cosas más profundas e importantes.
Por lo tanto, para nosotros fue difícil plantear el fútbol en la obra, teniendo claro que queríamos construir nuestra mirada en contraposición al fútbol de los grandes equipos, donde hay grandes mafias, donde siempre está la duda de si los partidos están arreglados, o como interviene el libre mercado en este, cambiándole incluso el nombre a las copas por nombres de bancos o transnacionales, o como se relaciona y se vende el fútbol a través de drogas legales como el alcohol, o a través, de una mirada sexista donde se utiliza a la mujer como un objeto. Este tipo de cosas eran las que queríamos lograr dejar de lado en nuestra obra para hablar de las virtudes del fútbol. Y esto es un tema explícito en la obra cuando uno de los personajes critica al fútbol, habla sobre todas las maldades que el fútbol conlleva. Lo exagera también, como lo haría una señora de barrio hablando mal del fútbol, que es irracional, que andan los pelotudos detrás de una pelota, que es el opio del pueblo.
Nos relataron muchas críticas del fútbol negocio que nosotros compartimos, pero ¿Qué virtudes del fútbol quieren rescatar con la obra? 
Quisimos rescatar los aspectos bonitos, que lo engrandecen, por ejemplo, como un deporte puede gustar tanto en los niños, al punto que s no tienen pelota patean una botella plástica o se fabrican un balón con calcetines viejos, favoreciendo el ingenio popular Pero esto no es sólo por fanatismo sino también porque el fútbol es una instancia maravillosa de convivencia con otros seres humanos. El compañerismo, la organización, eso es lo que queríamos rescatar en la obra, por lo tanto, a pesar de que el fútbol actual sea muy criticable, creemos que es posible volver al fútbol en su estado puro de deporte grandioso, un deporte de equipo, un deporte para compartir. “El Fantasista” es una historia del pasado, donde todavía se juega fútbol popular, donde hay honor y valores.
¿Eso ya no sucede en el fútbol moderno? 
Casi no, hay un destello que nos ciega totalmente, con estos super equipos de los super sueldos, con el papá que quiere que su hijo sea una estrella de fútbol por el dinero y no que su hijo disfrute jugando a la pelota. A nosotros nos parece que, como en todas las cosas, el capitalismo se ha apoderado potentemente del fútbol y creemos que eso es lo peor que le puede estar pasando, porque se pierde, se va la frontera entre un negocio y un deporte, las sociedades anónimas ya se apoderaron de los clubes, ya no son clubes sociales y deportivos que era algo muy bonito. 
¿Qué o quiénes son los culpables de esta transformación negativa que ha tenido el fútbol?
El capitalismo, pues no perdona nada y menos el fútbol que es tan masivo. Por eso podemos ver la violencia, producto de una sociedad enajenada, donde te quitan lo social, las personas necesitan identificarse con algo y terminan formando bandos violentos preparados para matar, si necesario, al supuesto enemigo, sin darse cuenta que detrás del otro bando hay seres humanos y la mayoría de las veces de su misma clase social. El capitalismo tiene ese gran efecto que anula a las personas y los transforma en números u objetos de consumo entrenados para consumir otros objetos.
¿Y sobre la violencia en torno al fútbol?
Nosotros no creemos que el fútbol sea el problema o que los bombos sean el problema, creemos que el problema es mucho más profundo, que tiene que ver con la enajenación que provoca la sociedad de consumo en el mundo completo. Eso es lo que hay que cambiar, no la celebración, no los ritos, muchos de ellos son valores de nuestros pueblos. 
foto: Emilia "Iguana" Aguilera¿Cuál es el aporte del arte en estas manifestaciones masivas que son tan masivas sobre nuestro pueblo?
Creemos que el teatro hace cosas complejas y simples. Una de las simples es recordar quienes somos. Un espectador de más de sesenta años, va a recordar como se jugaba en el barrio, como se formó el club deportivo al cual pertenece, como se consiguió el espacio y en ese sentido lo vuelve a valorar. En cambio, un espectador más chico, que está enfrentado al fútbol moderno, aprende que hay otra manera de hacer las cosas.
El teatro funciona como un espejo de la sociedad, antes que un ente didáctico. Buscamos mostrar quienes somos, compartir quienes somos. En ese sentido creemos que es un aporte, aunque nos enfrentemos a muchas dificultades,  creemos que funciona como un espejo social muy directo.
El teatro que nosotros hacemos contempla elementos visuales, musicales, de literatura, etc. Si no es por un lado, logramos captar la atención por otro, ya sea de un adulto o un niño. El hecho de lograr que uno de esos seres humanos sea capaz de reflexionar, de tomar un camino reflexivo y diga: mira el fútbol tiene valor, nuestra labor se ve cumplida. Estamos seguros que no vamos a poder luchar nunca contra un canal de televisión, pero sí vamos a lograr que el público sea más humano.
¿Cómo compañía tienen pensado algún nuevo proyecto?
Por lo menos durante un año más, esperamos hacer que “El Fantasista” juegue lo más posible, en su cancha más cercana. Aspiramos a que la obra sea vista por la mayor cantidad de personas. Nuestra idea es poder mostrarla también fuera de Santiago, recién ahora se estrena fuera de la región Metropolitana. Nuestro sueño también es poder montarla también en el resto de Latinoamérica, donde tenemos lenguajes, identidades e historias comunes.
También estamos conversando de manera inicial nuestro próximo proyecto, y si bien aún no sabemos en lo específico que haremos, si tenemos claro que queremos seguir en la línea de realizar un teatro que rescate aspectos importantes de nuestra cultura popular.
¿Cuáles son las próximas presentaciones?
El 23 de Noviembre a las 17 horas en la multicancha de Lota, por el Festival de Teatro del Biobío 2013, y luego la que estamos organizando junto a ustedes el 7 de Diciembre a las  19 horas, en la cancha atacama de la  comuna de San Miguel. Ambas son completamente gratuitas.
Si alguna organización o institución quiere contar con “El Fantasista” ¿Qué deben hacer?
Lo que deben hacer es contactárse con nuestra productora en el correo claudiagonzalezguevara@gmail.com
¿Algún mensaje para nuestros lectores? 
Invitamos a los lectores de fútbol Rebelde a que asistan el sábado 7 de diciembre a ver la obra “El Fantasista” de la Compañía de Teatro Coraje, en la que les aseguramos que les sacaremos alguna carcajada, y además donde todas las personas asiduas al fútbol se sentirán completamente representadas, disfrutando una historia  completamente futbolera.
También les invitamos a seguir leyendo páginas como Fútbol Rebelde, libros como “El Fantasista”, creyendo en estos proyectos y obras que engrandecen y rescatan nuestra cultura popular.
Fotografías de Emilia “Iguana” Aguilera.
Trailer de la Obra

Datos imprescindibles
¿Quiénes conforman la Compañía de Teatro Coraje?
Dirección artística: Cristóbal Ramos Pérez.
Dramaturgia: Compañía de teatro Coraje.
Actuación: Dominic Fuentes, Christian Lemus, Yvy Reyes, Carolina Vanlerberghe, Félix Villar, Waleska Vilches.
Dirección musical: Rodrigo Bastidas.
Músicos: Rodrigo Bastidas, Reynaldo Escobar, Simón Olea.
Diseño integral: Claudia González, Cristóbal Ramos.
Producción: Claudia González, Yvy Reyes, Carolina Vanlerberghe.
Fotografías: Emilia “Iguana” Aguilera.
Links de contacto:
Contacto producción: claudiagonzalezguevara@gmail.com
Red Social: https://www.facebook.com/coraje.compania
Sitio Oficial: http://companiateatrocoraje.wix.com/teatrocoraje

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
El fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales
Eduardo Galeano
Traducir
Contacto y Redes Sociales
Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter

Facebook FacebookFR Google+
Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »