El Running de hoy, despolitización y repolitización en la ciudad

Si existe algo que está -dicen-  más alejado de la/lo política/o es el deporte y, más aún, el ejercicio físico. Con el tiempo y ante una incapacidad de ocultarlo todo, las mafias y los intereses políticos y económicos capitalistas de prácticamente todo deporte y asociación deportiva que exista (a nivel profesional, por sobre todo) han salido a la ‘luz pública’, por un lado por la aceptación de ‘lo empresarial’ en el deporte, y por otro, porque existen tales negociados y conflictos de interés que no pueden ser simplemente pasados por alto. Sin embargo, aún más desprovisto de una figura política está el ejercicio físico. Inocuo, acrítico, bueno en sí.
Quisiera dejar en claro. No es una crítica al deporte ni a el ejercicio físico como tales, sino que quisiera hacer una observación a la utilización política y mercantil del ejercicio físico como parte de nuevos dispositivos de control o como parte de nuevas formas de producción de la subjetividad en un contexto capitalista como el de hoy.

De teoría de la educación física sé nada. Eso me obliga a recordar la enseñanza en la escuela. ¿Qué contenidos tuvimos en dicha asignatura? Probablemente recordemos que en realidad, jamás nos pasaron siquiera un ápice de juicio y contenido crítico en él. Es decir, todo está bien y no se puede refutar, no se necesita. ¿Que McDonald’s apoye el deporte no tiene contradicción? No, porque una cosa es el negocio y otra cosa es el deporte. Así nos enseñan, o por lo menos, estoy seguro que muchos aprendimos así.
Desprovisto de cualquier defensa, el ejercicio físico ha sido instrumentalizado e institucionalizado por el capitalismo. Está tan indefensa que nosotros/as mismos/as nos ocupamos de atacar a cualquiera que la critique en cualquier sentido o forma. Nos han enseñado que es imposible “encontrar la maldad en todos lados”. Pero en esto mismo es que el capitalismo ha encontrado un nuevo nicho, donde expandirse, donde seguir copando su fluidez contemporánea. El ejercicio físico ha sido cooptado, interceptado, reinterpretado y redefinido por el capital. Y tiene un ejército de personas  que sin darnos cuenta niega que este haya sido ofendido, infectado, ensuciado por cualquier tipo de ideología mientras seguimos defendiendo una falsa pureza.
Al mismo tiempo hay un nuevo urbano: El/la runner. Ser runner, a mi juicio, es algo similar conceptualmente al emprendedor. Dos conceptos que curiosamente en Chile se han integrado en cronologías similares. Runner es un concepto, una marca y ahora una forma de ser. Se ven por todos lados las poleras de colores fuertes con un gran logo de una empresa. Esa misma que recriminamos por sus altos precios o por cobros unilaterales. No importa, nos da una polera.
Y ser runner es urbano, a menos que sea en alguna reserva ecológica, lo que le da otro plus. No se ve en el campo ni en la periferia. Es donde se vean las empresas, las gigantografías. Insisto, no digo que trotar esté mal, sino que observo como se ha estado creando un nuevo sujeto mercantilizado a partir del ejercicio físico.
El Running (para Chile) podríamos entenderlo entonces como una formalización de la despolitización y repolitización del ejercicio físico sin que siquiera nos hayamos dado cuenta. Un proceso de privatización de una forma sin dueño y sin legalidad aparente. Las empresas auspician el trote, luego crean una serie de corridas, en las cuales obviamente descuenta impuestos y ahora son ya parte de algo nuevo, esperamos que las empresas nos inviten y nos preparamos para cuando llegue el momento. Una cosa es salir a trotar por el parque con tus amigos/as y otra cosa es inscribirse en la corrida de la Corpbanca o Essbio. Porque eso es running. Por supuesto que trae algo más que sólo trotar. Trae marketing, regalos, publicidad, “ser parte de algo” y por supuesto que el espíritu de competir.
La ciudad los acoge, recibe este nuevo espíritu urbano-ciudadano que internaliza un variopinto de afinidades con las cosas del capitalismo. Y como el ejercicio físico es bueno por sí mismo, ¿cómo podría ser malo tener a walmart en una polera deportiva?.
Tomado de: http://concepcionapie.wordpress.com/

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
n día dije que había un fútbol de izquierda y otro de derecha. Los más generosos, los más artistas, los más cultos siempre fueron de izquierda, siempre estuvieron más cerca de mí que lo otro, el mercado. Un fútbol generoso, abierto, comprometido con la gente, el orgullo de la representatividad, el orgullo de la pertenencia... todo eso que pregono me suena más a la izquierda que a la derecha. Después hay otro fútbol, al que no le importa la gente, solamente le interesa el resultado.
Cesar Luis Menotti
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »