[Columna] El capitalismo Olímpico: Pan y circo sin el pan

(FIFA= Federación Internacional de Fútbol Asociado, ​​también conocido como Federación Internacional de Especuladores del Fútbol)
Por David Swanson.- El autor de Danza de Brasil con el diablo, Dave Zirin, debe amar el deporte, como yo, como miles de millones de nosotros, de lo contrario no debería seguir escribiendo acerca de donde el deporte ha ido mal. Pero, vaya, ¿ha ido mal?.
Brasil va a albergar la Copa Mundial de este año y los Juegos Olímpicos en 2016. En la organización previa, Brasil ha desalojado a 200.000 personas de sus hogares, para trasladar los barrios pobres de las zonas visibles, ha desfinanciado los servicios públicos, ha invertido en militarizar la policía y en vigilancia, utilizando “esclavos” y mano de obra penitenciaria para construir estadios indignantes, que improbablemente se llenen de gente luego del Mundial, además de “mejorar” el famoso y viejo estadio Maracaná (el más grande del mundo durante 50 años) mediante la eliminación de más de la mitad de su capacidad en favor de asientos de lujo. Mientras tanto, las protestas populares y los graffitis y pitadas callejeras llevan el mensaje: “Queremos hospitales y escuelas bajo la “norma FIFA”.
Brasil es sólo la última de una serie de naciones que han optado por albergar grandes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos y la Copa Mundial a pesar de los inconvenientes. Y Zirin hace notar que los gobiernos de las naciones organizadoras no ven en lo absoluto dichos inconvenientes, ya que en realidad la motivación real de organizarlos es otra. “Los países quieren que estos mega eventos se realicen, a pesar de las amenazas para el bienestar público, los oscuros proyectos de construcción de recintos deportivos, y la mala imagen que la represión contra los que no están de acuerdo les puede traer, porque a causa de estos eventos, que casualmente o no tienen sus orígenes en la preparación de las naciones para hacer la guerra, se generan buenas condiciones y excusas para despojar al pueblo de sus derechos y concentrar riqueza, así como una tormenta catastrófica o una guerra, también sirven de excusa para esto, una especie de terapia del shock inversa.

Zirin señala que los Juegos Olímpicos modernos fueron lanzados por un grupo de aristócratas europeos y los generales que estaban a favor del nacionalismo y la guerra – dirigido por Pierre de Coubertin que creía que el deporte era “una preparación indirecta para la guerra”. Dijo, “En el deporte, florecen las mismas cualidades, que sirven para la guerra”. Indiferencia hacia el bienestar del otro, el coraje, la preparación para lo imprevisto.
Son las trampas de la celebración olímpica como la conocemos, por ejemplo -las ceremonias de apertura, las marchas de atletas, el recorrido de la antorcha olímpica, etc,- fueron creados por la oficina de propaganda de los nazis para los juegos de 1936. La Copa del Mundo, por su parte, se inició en 1934 en la Italia de Mussolini con un torneo arreglado para garantizar una victoria italiana.
Más preocupante que lo como los atletas se preparan para los deportes es como estas citas preparan a los seguidores de estos atletas o deportes. Hay grandes similitudes entre el enraizamiento hacia un equipo deportivo, especialmente una selección deportiva nacional, y el apoyar lo nacional de manera militar. Zirin cita a George Orwell que plantea que: “Tan pronto como se plantea la cuestión del prestigio, tan pronto usted se siente que usted y alguna unidad más grande serás agraviada si pierde, despertándose los instintos combativos más salvajes”. Y no es sólo el prestigio de “su” equipo ganador, sino de “su” país, que es el anfitrión del gran evento. Zirin plantea que los brasileños, se oponen a las injusticias generadas por los Juegos Olímpicos y el Mundial pero también se alegran que estos eventos hayan llegado a Brasil. Zirin cita en cambio, que los políticos brasileños sólo parecen compartir la meta de aumentar el prestigio nacional.
En algún momento, el prestigio, los beneficios de la corrupción y el mercantilismo parecen hacerse cargo de los deportes. “Los Juegos Olímpicos y el mundial son por el deporte lo que la guerra de Irak era por la democracia,” Zirin escribe.”Los Juegos Olímpicos no son sobre los atletas ni mucho menos tienen el objeto de unir a los países participantes ni a sus pueblos, estos eventos son un caballo de Troya neoliberal orientado a generar clientes, aumentar el consumismo y hacer retroceder las libertades civiles más básicas”.
Y sin embargo…lo peor de todo es que igual trata sobre deportes. El hecho es que hay grandes atletas que participan en grandes actividades deportivas en los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo. La atracción del circo sigue siendo real, incluso cuando sabemos que es a expensas del pan, en lugar de que sean un acompañamiento del pan. Y el circo puede ser muy peligroso para el patriotero y militarista de mente, al igual que un sorbo de cerveza podría ser peligroso para un alcohólico.
Los Juegos Olímpicos también son decididamente menos militaristas – o al menos no abiertamente militaristas – como sí  lo son los deportes en Estados Unidos: el fútbol americano, ​​el béisbol y el baloncesto, con sus interminables glorificaciones hacia el Ejercito de EE.UU: “¡Gracias a nuestros hombres y mujeres presentes en 175 países y que con su servicio nos mantienen a salvo, podemos presenciar los torneos de la NBA, NFL y MLB”. Los Juegos Olímpicos, eso sí, son también una de las pocas veces que la gente en los EEUU ven en sus televisores a las personas de otros países sin estar involucrados en guerras.
El retrato de Zirin sobre Brasil me deja con sentimientos encontrados. Su investigación es impresionante. Él describe una historia rica y compleja. A pesar de toda la corrupción y la crueldad, no puedo dejar de sentirme atraído por una nación que logró su independencia sin guerra, abolió la esclavitud sin una guerra, que reduce la pobreza al aumentar el ingreso de los más pobres, un país que denuncia en la ONU asesinatos con aviones no tripulados pertenecientes a los Estados Unidos, que se une con Turquía para proponer un acuerdo entre Estados Unidos e Irán, se une con Rusia, India y China para resistir al imperialismo de EEUU; y en el mismo día de este año en que la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. propuso poner fin a la Internet abierta, Brasil creó la primera ley en el mundo sobre los derechos de internet. Para ser un lugar profundamente defectuoso, hay mucho que me gusta.
También es difícil resistirse a un grupo de personas que empuja contra los ultrajes que se le imponen. Cuando un grupo de casas en un barrio pobre de Brasil estaban destinadas a ser demolidas, un artista tomó fotos de los residentes y los pegó en las paredes de las casas, avergonzando al gobierno al obligarlos a dejar las casas en pie. Este enfoque sobre la injusticia, al igual que la reciente colocación de artistas paquistaníes de una enorme foto de una víctima de avión no tripulado de EEUU en el lugar de entrenamiento de aviones no tripulados de aviación de EEUU, tienen un enorme potencial.
Ahora, la pregunta es, cómo mostrar las víctimas de las Olimpiadas y del Mundial a los millones de aficionados  de estos mega eventos que existen en el mundo entero, para que nunca más ningún país  sea capaz de aceptar estos monstruos deportivos en los términos que el capitalismo ha venido imponiendo.
Traducción: Fútbol Rebelde
Fuente: http://davidswanson.org/

3 Responses to “[Columna] El capitalismo Olímpico: Pan y circo sin el pan”

  • Pulli:

    Muy buen artículo que recoge en lo que se han convertido hoy día los JJOO, pero hay varios errores graves en este artículo:

    1º – El mundial de futbol comenzó en Uruguay en 1930. El uso de Mussolini en la victoria de Italia en 1934 es verdad, pero puede dar a equivocos sobre el papel que tuviera el gobierno fascista en los comienzos del torneo mundial.
    2º – El espiritu olímpico es intachablemente humanista y antibelicista. Solo que la realidad de la política nacional e internacional intrincada en la estructura olímpica -sobre todo en los Comités Olímpicos Nacionales, que no dejan de ser una representación de los Estados- acaba imperando sobre ese ideal olímpico que queda desde comienzos de siglo pasado en mera retórica. Hay multitud de declaraciones y bibliografía de Coubertin que recoge su oposición a la politización y militarización del deporte más allá de la positiva instrumentalización deportiva para hacer que los pueblos se respeten. Una prueba del antinacionalismo lo podemos encontrar en que a partir de 1908 el COI elimina el medallero oficial por naciones para que no se saquen interpretaciones nacionalistas (hoy día se mantiene eso, los unicos medalleros que hay son de la prensa, no son oficiales)
    3º – El desfile inaugural no lo invetnaron los nazis, se realiza así desde comienzos del siglo XX. Desde 1928 Grecia va la primera en reconocimiento al origen de los JJOO. Y desde 1952 en la claausura todos los deportistas salen juntos sin sus banderas.

    • Fútbol Rebelde:

      Nosotros sólo traducimos el articulo, te agradecemos los alcances y clarificaciones que has realizado.
      Saludos fraternos

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
El periodismo cambió mucho en los últimos años al igual que el fútbol, al igual que casi todo. El periodismo es un grupo de empresarios que tienen medios de comunicación para ganar plata, en términos generales
Ángel Cappa
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »