[Columna] Punto Penal: Más allá del bosque

Por Michel Contreras.- Metido entre sus árboles, todos los bosques aparentan ser espléndidos. No es sino hasta que ponemos el pie fuera y tomamos suficiente distancia para mirar atrás, que advertimos la real magnificencia del conjunto.
El Mundial de Brasil me engañó como un chiquillo. Durante la fase de grupos sentí que había llegado el tiempo del retorno, del volver a engendrar “lilas de la tierra muerta”, o cuando menos, del rescate de algunas esencias perdidas entre manuales del aburrimiento y cuadernos con el nombre genérico de “Aprenda a no perder”.
Entonces me obnubilé con James (que no Yeims) Rodríguez y esa Colombia que atacaba con la contundencia de un escuadrón de acorazados. Me gustó mucho Chile -¡siempre me gusta Chile!-, que todavía daba la impresión de mantener a Bielsa en el banquillo. Y aunque a ratos filmó algún capítulo grisáceo contra Francia y Argelia, me sedujo esta nueva Alemania que Klinsmann fundó junto a Löw en 2004, a contrapelo de la escuela del músculo.

Inclusive me divertí con Costa Rica -la cenicienta con zapatos de cristal blindado-, me entretuvo el fútbol ordenado y pretensioso de Estados Unidos, y hasta hubo un partido (Italia versus Inglaterra) que archivé en el disco duro de la computadora. El promedio de goles era atípico para tiempos de ‘vacas flacas’ en cuestiones ofensivas, de manera que me sentía de plácemes y conjeturaba ingenuamente que lo mejor estaba por llegar. Ingenuamente, insisto.
El miedo fue in crescendo y tocó fondo en la fase de eliminación directa. Nadie quería irse del Mundial, y casi todos eligieron defenderse en detrimento del ataque. Cerraron puertas y ventanas para resguardarse de los tiros, olvidando en más de un caso que sobrevivir es pura cuestión de atrevimiento. “Jugar contra un equipo que se defiende es como hacer el amor con un árbol”, dice Jorge Valdano. Y verlo, agrego yo, una pérdida de tiempo.
El filósofo argentino, todo luces, escribió en su columna de El País un párrafo antológico: “Voy a decir que todos los estilos son válidos para que se me reconozca la amplitud de mis ideas. Pero no me gusta que un resultado me diga cómo tengo que pensar. Prefiero un loco atrevido que llena el fútbol de vida, que la inteligencia aplicada al cálculo, el control y la especulación. Esa maravilla llamada fútbol nunca debería convertirse en un ámbito aburrido que en mitad de un partido nos hace recordar que existe la muerte. ¿O no jugamos para olvidar la realidad?”.
Poco de vida había en el fútbol de la albiceleste. Poco, como no fuera algún chispazo –cada vez más esporádico- de Messi, un genio en crisis de explosividad que reclamaba la pelota al pie porque ahora mismo no podía recogerla al espacio. Argentina jugó a parecerse a la de Salvador Bilardo, y lo logró: más que un grupo de 11, resultó una selección de 10+1. Lo mismo que en 1986 y 1990, dos finales que también dirimió contra Alemania.
La azul y blanca nunca tuvo clara su propuesta, si es que la tenía. Iba al campo con más testosterona que virtud, y sacaba más lascas al estajanovismo de Di María (mientras El Fideo le duró) que a la asociación de las tres líneas. Para que el sol no descubriera sus vergüenzas la defensa jamás tendió la ropa, y el equipo debió caminar el Mundial como un bloque fragmentado.
Culpable es una ideología. Aunque con cara de abuelito complaciente, Sabella es solo un basto remedo de Bilardo, otro alumno forjado en el molde de Estudiantes, enceguecido por los hábitos rastreros y el estilo innoble, enfrentado con la identidad futbolística del lado derecho del Río de la Plata. Cuando más temerario parece, es cuando mira al cielo con las manos unidas en actitud de rezo. Delante de él, y por contraste, Joachim Löw tiene la altiva compostura de un caballero andante.
A Alemania no le ha temblado el pulso para imponer la seda sobre el hierro, y ahora es un reservorio de buenas costumbres. Quiere el balón, se defiende queriéndolo como los españoles, que la aventajan en sutileza pero no en pegada. Encara, se obsesiona con los triángulos a la manera del Brasil de otrora. Respeta el argumento, pero no se cohíbe –a lo Brando- para añadir un bocadillo inopinado.
Alemania acaba de conquistar América, tanto como Brasil conquistó Europa en Suecia’58. Y llega a tetracampeona 24 años después de obtener la tercera de sus Copas, copia al calco de lo hecho por Brasil en 1994 e Italia en 2006. Como que marca en zona, ya no es la Alemania encaprichada solo en disolver el juego del contrario, sino la versión mejorada que se ocupa en componer el suyo. Es quizás la mejor Alemania de la historia, superior (en concepto y arrojo) a las que derrotaron al Ballet Húngaro de Puskas y al Fútbol Total de Rinus Michels.
Únicamente existen dos posturas ante el fútbol. La primera es ganar, y en ese empeño hay quien arriesga todo, hasta el orgullo. La segunda, más ambiciosa y poética, es la de trascender incluso a costa del revés. Sin miedo a nada. Del Brasil de Tele Santana (“comigo sempre jogam os melhores”) se han escrito y escribirán más cuartillas agradecidas que del Brasil aleve de Parreira, con todo su trofeo del 94. O del de Felipao en 2002.
¿Quién merecía la Copa? Queríamos que se quedara en nuestra América pero cualquiera que tenga una visión cabal del fútbol concordará conmigo en que Alemania, crecida ante los grandes compromisos de Brasil-anfitriona y Portugal-Cristiano con un par de goleadas memorables. La angustiosa Argentina -más silicio que pincel- no alcanzaba su altura, y una vez más se confirmó que el fútbol es un juego de 11 contra 11 para gloria de Alemania.
Lineker siempre lo supo.
Fuente: CubaDebate

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
No se puede decepcionar a un pueblo, aparte un pueblo tan ingenuo, tan ingenuo, que va perdiendo tres a cero con una herida abierta y ustedes hacen una jugada mínimamente positiva y se les aplaude al minuto ochenta. Este es un pueblo tan extraordinario, muchachos, tan extraordinario, tan extraordinario y ustedes son un desprendimiento de ese pueblo
Marcelo Bielsa
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »