[Entrevista] Nahuel Luengo: “Todo deportista es político”

Por COMUNA en RNMA, desde Mar del Plata.- COMUNA tuvo la oportunidad de dialogar con Nahuel Luengo, deportista balcarceño formado académicamente en Cuba, es atleta de alto rendimiento y participa de la Asociación Atlética Balcarce. En el encuentro nos deja varios conceptos interesantes: sobre el deporte social, el amateurismo, las políticas de Estado y la transformación de las condiciones de vida de las personas.
Post fiebre mundialista, nos propusimos la tarea de indagar sobre algunos aspectos, hasta el momento poco conocidos, del deporte, particularmente del ámbito profesional. Tuvimos la grata ayuda de Nahuel Luengo, atleta balcarceño, pero sobre todo activista político en ese campo. Así es: porque el deporte, como nos indica el entrevistado, también es un campo de disputa. Un dialogo ameno y sobre todo algunos elementos que arroja Nahuel, para pensar el deporte y, particularmente el atletismo, como herramientas de transformación política.

Comentanos como arrancaste con el deporte.
Cuando tenía diez años mi hermano corría, fue el primero que hizo deporte en la familia. Yo empecé haciendo futbol y mi hermano con el atletismo. Sin pretensiones iba al Cerro (se refiere a la pista de atletismo emplazada en Cerro El Triunfo). Era en invierno, se sentía el frío. Fui mejorando. Los primeros 5 años fueron sin pensar en más que ir y mejorar personalmente. Hasta que en el 2003 más o menos fui al torneo provincial. Cuando logré el primer campeonato me incentive. Pensaba que podía llegar a lo máximo, pero nunca me interesó sólo lo deportivo sino también el ámbito social. Por el 2005 empecé a participar en el campeonato mayor. Pude representar a Argentina en más de seis ocasiones. En una oportunidad fui campeón sudamericano de Cross. Aunque me considero internacionalista es importante en el deporte representar a los colores de tu país. Hoy en día ya me considero profesional, entendiendo que el deporte es fundamental para la transformación. Sobretodo el deporte tomado por su costado más social.
¿Qué significa el deporte social?
En el deporte como en todas las demás esferas de la cultura debe haber militancia. Dentro del deporte hay una militancia muy fuerte que está tratando de volver al amateurismo. Esto es lo más importante: empezar a dejar lo profesionalizado. Las personas no pueden excluirse de la sociedad. Hoy en día podemos ver en el mundial como hay una combatividad muy fuerte desde afuera. Y mucha gente del deporte se pronuncia contra la FIFA que es un organismo capitalista que devora, que no va por el juego limpio sino que está interesado en la parte económica como veta fundamental para su subsistencia. Para nosotros el deporte es otra cosa, es una herramienta social, no solo sirve tratar de dejar las drogas sino también para generar una filosofía de vida, para mejorar las acciones de la vida. Por eso consideramos que el deporte es fundamental para el sistema de vida de una persona.
¿En qué ámbitos se hacen más visibles en la Argentina estos grupos y el deporte social?
No hay. El deporte barrial, es lo que más ha avanzado. Pero haciendo un análisis cualitativo ha cambiado muchísimo la concepción combativa. Hoy en día se pregona extremadamente el tema de los grupos de entrenamiento. Los atletas que no pueden llegar al alto rendimiento compiten por quien tiene mejores ropas o por quién tiene más cantidad de personas entrenando con ellos. El atletismo fue toda la vida un deporte para gente humilde y hoy en día es un deporte para gente de elite. La persona que tiene mucha plata y se puede comprar las mejores zapatillas, que son originales, que pueden pagarse las competencias (que antes salían 20 pesos o eran gratis y ahora te salen 300 pesos) son las que hacen atletismo hoy en día. Un obrero jamás va a llegar. Cada vez que me toca ganar, me preguntan a quien le agradezco y yo digo que no le tengo que agradecer a nadie porque es la única manera en que este país te brinda un micrófono. Cuando los periódicos no nos dan la palabra están las paredes, decíamos antiguamente. Hoy en día la única manera de expresarnos los deportistas que tenemos una concepción diferente es ganando. Por eso sigo en el alto rendimiento, para tratar de conquistar cuantos micrófonos pueda. Para que la sociedad se entere un poco como es la forma de vida de un deportista y como es la lucha que venimos dando desde abajo.
Hablás de un arancelamiento en el ámbito del atletismo. ¿Se puede hablar de una especie de privatización del deporte?
Si bien no hay un ente que vende, no hay un monopolio, hay pequeños grupos que se hacen grandes en cuanto al dinero que ganan con el deporte. Antes los deportistas lo hacían porque se sentían bien y quienes eran mejor llevaban la voz y el voto de su pueblo a lo alto. Esto se está perdiendo. La profesionalización es una de las peores costumbres que tiene el deporte, mucho más que el doping.
Entonces, ¿hay que volver al amateurismo?
El deporte debe ser amateur por su concepción filosófica. Partamos de que los juegos olímpicos se fundaron con esa realidad. A los modernos les ha cambiado muchísimo la concepción. Se hablaba de cuerpo sano y mente sana. Cuando uno agiliza el cuerpo también está agilizando la mente. Por lo tanto, vas a ser mejor persona. Hoy día se perdió eso. Hoy en día las personas más grandes del deporte son personas que cobran por lo que hacen, entonces se pierde esta cuestión filosófica. Te lo demuestra nuestro deporte nacional que es el fútbol. Existen muchos deportistas que vivían en los barrios marginados y ya no viven como humildes. Eso es lo peor que puede hacer el deporte. La profesionalización.
¿Cuál es el papel del Estado?
En Argentina y en el mundo hay muchas experiencias distintas. Estos últimos años ha cambiado el sistema de becas y la federalización del deporte aquí. Pero la filosofía continúa siendo la misma. Las becas siguen siendo para el que está arriba y creemos que tienen que ser para lo que vienen en crecimiento desde abajo. El que está arriba ya llegó. Hay una cuestión cíclica que está ligada al amateurismo. Tenés que ir progresando y ganando. Sino ganas en tu provincia, no vas a ganar en tu nación y así sucesivamente. Hay que ir subiendo los escalones. Ellos piensan en premiar con becas al que ya es campeón sudamericano. Pero el que está abajo es el proceso y es el futuro del deporte. Ahora hay una estructura vergonzosa, se formó una institución, que tiene como objetivo gestionar el dinero para determinadas acciones. El estado es el que debe gestionar el dinero para el deporte, no necesitamos esta institución. Armemos una institución para incentivar el desarrollo del deporte, para que los profesores de Educación física se acerquen al deporte. En Argentina se van a realizar los juegos olímpicos de la juventud y allí quieren tener un buen resultado. O sea que no hay parte noble en esta institución. Quieren tener campeones para un objetivo que es mostrar ahí el país avanzado que tenemos.
¿Cuál es la situación en la localidad de Balcarce?
Lo que pasa en una célula es lo que pasa en un tejido. Vivimos en un pueblo donde hay una alta burguesía, donde hay mucha lucha de clases que no te deja perfilar para transformar. Es un pueblo chico. En ciudades más grandes y cercanas hay una diversidad cultural que te permite formar con mayor fluidez una lucha deportiva.
¿Qué políticas se implementan desde el Municipio con respecto al deporte?
En Balcarce es muy triste. Como institución hemos intentado generar debate a través de las estructuras políticas pero es imposible. Lo único que les importa es llenarse los bolsillos. El que no tenga un proyecto gubernamental nunca va a mejorar nada en este sentido. Están piloteándola pero sin cambiar nada en lo profundo.
Tengo entendido que pudiste intercambiar un diálogo con parte del gobierno local, ¿qué pasó?
Las instituciones quieren elevar el rendimiento deportivo. Muchas veces no se puede por los momentos particulares en que la gente que colabora es poca o porque no hay dinero suficiente. En un caso íbamos a recibir 7000 pesos como subsidio para continuar con el proyecto. Luego nos dijeron que nos iban a llegar 2000 pesos solamente. Nos pareció una vergüenza. Seguimos peleándola porque la institución lo necesitaba para comprar vallas.
¿Por qué se dio ese recorte?
Nos dijeron que había otras instituciones que se lo merecían y se repartió. Cuando fuimos a comprar los materiales nos dimos cuenta que el estado había hecho una patraña más, que era tercerizar la compra del material en un individuo que en un período anterior había sido máximo representante en deporte a nivel local, un funcionario del gobierno. Tenía su negocio, nos dijo los precios, con 2000 pesos no comprábamos nada. Decidimos hacer otro tipo de compra y unas 5 o 6 horas antes de hacer nuestro pedido nos avisa el Secretario de Deportes actual que nos iban a dar la plata en mano para que lo utilicemos en otra cosa. Esto no debe ser así porque cuando salen los subsidios tiene un destino específico del dinero. Cuando sale plata para viajes es para viajes, cuando sale para materiales es para materiales. Salen por lugares diferentes. Nosotros hicimos un cálculo y hay una diferencia del 25% entre el local de este dirigente y otros que están en la Capital donde se consiguen las cosas más baratas. Cuando vamos a recibir la plata, yo como parte de la Asociación Atlética Balcarce, hice una carta dirigida al intendente para ver si conoce la situación. El pueblo deportivo nos bancó en esto, pero hubo rechazo de ciertos actores involucrados en este proceso gubernamental.
¿Hubo algún cambio a partir de esa carta?
Nosotros como deportistas con trayectoria y competencias ganadas que le venimos poniendo el cuerpo exhortamos en esa carta a que se nos insertara en la toma de decisiones, para que nos escuchen. Pero no ha pasado nada. Ahora se pintó la pista, se marcó la pista. Son pequeños cambios que no hacen a la realidad que tenemos. Le estamos pidiendo al capitalismo que no sea capitalismo y eso es difícil, pero nosotros queremos una realidad socialista, creemos que el deporte tiene que ser para los más desposeídos una herramienta para incluir y no para excluir como pasa actualmente.
¿Cuáles son las cualidades que debe tener un deportista?
Nosotros tenemos una formación más cubana, soviética. Los valores son lo fundamental. La palabra deportista tiene que tener esta influencia, sino es un simple atleta. La solidaridad, el humanismo y el internacionalismo conforman una pirámide de valores. Cuando uno es deportista por más que represente determinados colores pasa a ser del mundo. Cualquier persona de cualquier país, color o cosmovisión se siente identificada. Uno mira las olimpíadas y dice: “Uh, que grande Ussain Bolt”. Pero también dice: “¡uh, que grande el que salió octavo!” Es muy importante la cuestión de la unión en la lucha del deporte también.
Estuviste en Cuba, estudiaste ahí. ¿Cómo es la vida de un estudiante argentino en ese país?
Es muy bonito y aún más estudiar una carrera altamente sociable. Cuba nos beca a nosotros, las personas que no podemos estudiar en nuestro país porque no tenemos recursos. Porque más allá de que la universidad acá es pública tenemos gasto en transporte y en otro montón de cosas. Nos beca con la intención de transformar la realidad de la esfera que nosotros investigamos. En mi caso, me tocó la cultura física. Pero el caso más representativo de Cuba es la medicina. Hoy en día existen más de 1500 médicos que se gradúan con becas. El objetivo fundamental es que transformen la realidad de la medicina para el pueblo. Una persona que estudió en Cuba pero que no cumple con esa misión, perdió el tiempo. Es como enfrentarte a algo antiguo, en el deporte seria el amateurismo, la concepción de que un pequeño entrenador hoy hace un gran cambio a nivel internacional y ese es nuestro semillero en Cuba.
¿Qué se puede hacer? ¿Cuál es la tarea del deporte como una herramienta social?
En primer lugar, luchar. Hay que denunciar mucho, hay que pararse en el papel de protagonista y denunciar con acción. No sirve de nada denunciar sin construir. La construcción está abajo, está en la pista, como atletas y entrenadores en nuestro caso. La construcción está en la organización, pero no en la organización de la competencia sino en la organización de la sociedad. Nosotros tenemos que juntarnos con otros tipos de actores y otras organizaciones culturales. Tenemos que construir un nuevo paradigma. Somos un paradigma nuevo, que a veces es utópico, pero que tratamos de transformarlo en un sueño. Creemos que lo vamos a conquistar.
Nahuel nos plantea un nuevo paradigma. El mismo enfatiza: “el deporte es fundamental para la transformación”. Quizás sea un campo donde las transformaciones se den de forma más paulatinas, a diferencia de otros espacios de poder como los sindicatos o las universidades. Pero el ejemplo del entrevistado es muestra de que se puede.
Fuente: Colectivo Comuna

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
Mi cultura es la de cualquiera que leyó cuatro libros.
Ángel Cappa
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »