La FIFA y el fin de la propiedad de terceros: ¿Regulación o Monopolización?

Marcos Rojo cambió el Sporting de Portugal por el Manchester United (EFE)

 

Por Dario Ojeda.- La FIFA anunció su intención de prohibir la práctica conocida como ‘third-party ownership’ (TPO), lo que se suele simplificar erróneamente como la presencia de los fondos de inversión en el fútbol, pero que hace referencia a la propiedad de los derechos económicos de los jugadores por terceros. “Hemos tomado la firme decisión de que el TPO debe ser prohibido, pero no inmediatamente. Habrá un período de transición”, dijo el presidente Joseph Blatter tras la reunión del Comité Ejecutivo en Zúrich. A pesar de las presiones de la UEFA y el sindicato de jugadores (FifPro), la FIFA no había decidido actuar y el asunto no estaba en el orden del día. Sin embargo, la pasada semana, el diario británico de The Guardian reveló que el organismo mundial había encargado un informe interno que definió la práctica como un “ciclo vicioso de deuda y dependencia”.
Además, unos días antes, el mismo medio contaba que Jorge Mendes, el agente de jugadores más poderoso del mundo del fútbol (sólo en España, según datos de Transfermarkt, representa a 11 jugadores con un valor de 247 millones de euros), está envuelto en ese tipo de operaciones. En concreto, The Guardian explica que Mendes y Peter Kenyon, ex director ejecutivo de Manchester United, asesoraron a sociedades con sede en la isla de Jersey para reunir unos 100 millones de euros e invertirlos en futbolistas. Mendes, que entre el 2001 y el 2010 participó en el 68% de las operaciones efectuadas por el Oporto, el Benfica y el Sporting de Portugal, admitió el conflicto de intereses, pues la FIFA prohíbe que un representante tenga intereses económicos más allá de los que generan la actividad de representación.

Blatter se ha propuesto acabar con el TPO (EFE)
El caso del agente portugués, que a través su empresa, Gestifute, representa a Cristiano Ronaldo, Diego Costa, Di María o Falcao, entre otros muchos, permite dar aún más relevancia a un fenomeno que la FIFA quiere prohibir en un período de tres o cuatro años. Actualmente, esa práctica mueve muchísimo dinero. Según estudio de la auditora KPMG realizado en el 2013, el valor de los futbolistas cuyos derechos económicos, o al menos una parte, están en manos de terceros y no de los clubes con los que tienen contrato se mueve en una horquilla de entre 700 y 1.100 millones de euros. De esa cantidad, entre 125 y 201 millones corresponden al fútbol español, el segundo mercado de este tipo de operaciones por detrás de Portugal. Hay países en los que el TPO está prohibido. Es el caso de Reino Unido, Francia y Polonia.
No solo fondos de inversión
Normalmente, se suele hablar de fondos de inversión que son dueños de futbolistas y los mueven de un club a otro según sus intereses. Sin embargo, la realidad de esta práctica dista mucho de ser tan simple. Para empezar, no todas las sociedades ‘externas’ que invierten en futbolistas son fondos de inversión; muchas veces participan otro tipo de sociedades, como bancos, agencias deportivas, agentes o incluso particulares. Lo que está claro es que, con asiduidad, se trata de actividades opacas, una de las mayores preocupaciones en los últimos tiempos de la UEFA.
En España, son varios los equipos que han recurrido y recurren a sociedades externas para que les ayuden a hacerse con futbolistas. Es el caso del Sporting de Gijón hace unos años o el Atlético de Madrid, cuyos lazos con Doyen Sports, fondo con sede en Malta que tiene una gran presencia en el fútbol español, son conocidos. “Es simplemente un acuerdo financiero; no hay ningún misterio”, dijo hace un año Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del club colchonero.
Jorge Mendes (izq.) durante un partido del Mónaco de la temporada pasada (Reuters)“¿Queremos un mundo en el que solo el Barcelona, el Real Madrid, el Bayern u otros ‘gigantes’ ganen trofeos gracias a un mercado distorsionado o queremos que clubes más pequeños como el Atlético de Madrid, el Sevilla, el Oporto, el Benfica, el PSV u otros similares los desafíen y creen competencia?”, argumentaba este lunes a Bloomberg Nelio Lucas, director ejecutivo de Doyen Sports. Lucas defiende la actividad de su empresa, negando cualquier tipo de influencia en las decisiones de los clubes y futbolistas con los que hacen negocios, y reclama regulación para que los jugadores no puedan ser propiedad de inversores externos.
¿De verdad no influyen?
Para aproximarse al TPO hay que diferenciar entre derechos federativos y derechos económicos. En el caso de la propiedad (o inversión) de terceros, lo que se negocia son los derechos económicos, pues los derechos federativos solo pueden pertenecer a los clubes. Los económicos, en cambio, son utilizados como vía para conseguir financiación. Y dentro del TPO hay que distinguir entre varios tipos, algunos de ellos perfectamente legales y aceptados incluso por las administraciones públicas, como la Agencia Tributaria, organismo ante el que algunos clubes comprometen parte de los derechos de un jugador como garantía de retorno por sus deudas.
El mismo mecanismo entra en marcha cuando un club busca financiación y utiliza los derechos económicos (normalmente en un futura venta) como garantía. Las dificultades durante los últimos años para encontrar crédito en la banca ‘tradicional’ debido a la crisis económica, argumentan los defensores de esta práctica, ha empujado a los clubes a buscar otro tipo de inversores para llevar poder realizar fichajes. Este tipo de operaciones son legales, por lo que la FIFA iniciaría un conflicto si decide prohibirlas.
Un caso diferente, y ahí es donde Blatter tiene trabajo que hacer si es reelegido el próximo mes de junio, es cuando son esas sociedades externas las que son las propietarias del jugador y dictan los pasos de su carrera, restringiendo su libertad de movimientos. Los clubes quedan atados sin poder tomar decisiones por sí mismos, obligados a vender a un determinado futbolista. El mismo Doyen Sports mantiene una disputa con el Sporting de Portugal por el traspaso del argentino Marcos Rojo al Manchester United, reclamando el 75% del dinero pagado por los ‘reds’.
En la última década, esta práctica, que se desarrolló durante los años 90 sobre todo en Argentina y Brasil, se ha extendido por el fútbol europeo, a la vez que han proliferado un gran número de empresas que se dedican a lucrar con los traspasos de los futbolistas: prestan dinero a los clubes hoy a cambio de un porcentaje de un traspaso mañana. Eso, cuando no ‘compran’ directamente al jugador, muchas veces cuando todavía le queda para llegar a ser profesional. En el caso de Chile esto lo podaemos observar en el caso de las triangulaciones de pases con Unión San Felipe como principal exponente de estos chanchullos, al haber tenido en “su poder”, pases de futbolistas que jamás llegaron a jugar por sus colores.
Desde la lógica mercantil con que actua la FIFA, es díficil creer que esta medida sea solamente por buenas intenciones y por proteger los intereses de los trabajadores, que en este caso son los futbolistas. No habríamos dudado antes, cuando la mayoría de los clubes eran de sus socios e hinchas; una medida como esta apuntaría a prohibir el lucro con la calidad de los deportistas, pero en épocas actuales donde los procesos de acumulación de riqueza se reducen a cada vez menos manos, donde las Sociedades Anonimas son dueñas de los clubes de fútbol, una medida como esta que ataca a quienes ponen en peligro los intereses economicos de este tipo de instituciones, puede ser tomada como una manera de monopolizar el negocio…de ahí nuestra pregunta ¿Regulación o monopolio por parte de la FIFA?.
Fuente: http://www.elconfidencial.com
Apreciación Final: Colectivo Fútbol Rebelde.

One Response to “La FIFA y el fin de la propiedad de terceros: ¿Regulación o Monopolización?”

  • Bastián Cuevas:

    Excelente artículo. La FIFA está claramente intentando que su fútbol-negocio no se les escape de sus propias manos, dado que han notado que hay entes privados incluso más sucios y astutos que ellos. Es obvio que todo este truculento plan no tiene otro objetivo más que el de ayudar a los de siempre, nunca han estado realmente preocupados de lo que es el bienestar mismo de los trabajadores, que si bien, en este caso, los futbolistas no sufren grandes perjuicios económicos, no tienen problemas extremos cuando llega la cuenta de fin de mes, debiese ser decisión mancomunada entre ellos mismos y los clubes a los que representan quienes tomen la decisión de un posible “cambio de aires”. Ahora bien, todos (bueno, no todos) estamos conscientes de que esto ya no es así; de hecho, dudo que alguna vez lo haya sido. Antes era la restricción para con los extranjeros (y más precisamente, con los sudamericanos) de poder llegar alguna liga europea que posea un nivel competitivo mayor, y ahora los TPO (no tenía idea que tenían un nombre, para mí, sólo era un negocio sucio). No se haya qué inventar, luego existirán equipos que se llamen Atlético Banco Santander, el BBVA FC, o el Real FMI… en fin.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Radio Plaza de la Dignidad

    Fútbol, Ideas y Revolución
    Uno cumple las funciones de un maestro. Yo estoy con la pedagogía de Paulo Freire: el maestro no enseña nada, ayuda a aprender al alumno. Y yo también. Transmito lo que he aprendido de Menotti, de Erico, de Sastre, de Pedernera y de tantos maestros.
    Ángel Cappa
    Traducir
    Contacto y Redes Sociales

    Correo:

    Correo

    Twitter:

    FRtwitter


    Facebook
    FacebookFR

    Google+

    Estadísticas del FR

    estadisticasFR50 copia

    BanderaFRondas

    Twitter
    Talleres y Actividades

    AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

    El Fantasista40

    ciclo cine FR

    unete al estrella

    Medios Populares

    FR contra el capitalismo

    barra lateral copia

    AIT

    againsfm copia

    diegonofn copia

    FR antiracista copia

    anti-represion1 copia

    no+afp1

    mapuche copia

    Internacionalismo
    Translate »