El Basconia, los obreros que jugaban bravamente al fútbol

P030_f03

 

Por Joseba Vivanco.- Los gualdinegros de Basauri fueron un equipo humilde sin ningún complejo entre los grandes clubes vizcainos”. Existe una fotografía del gran Piru Gainza rodeado de aficionados y que resume lo que era el ritual de `subir a Basozelai’, el no menos mítico campo en el que se fraguó la mayor parte de la historia, un siglo ya, del Basconia, el club que nació al rebufo de la fiebre futbolera en Bizkaia, que aglutinó a lo mejor de Basauri con un balón en los pies, que tuvo su época dorada, que eliminó en Copa a todo un Atlético de Madrid y cayó con honra ante el Barcelona de Kubala y compañía, que apadrinó el nacimiento de una auténtica leyenda como José Ángel Iribar, un club que, lo más importante, siempre se mantuvo fiel a su carácter popular. El equipo que se forjó al calor de los mismos hornos que moldearon el Puente de Deusto o el Arco de San Mamés.
Cien años de historia viva recopiladas ahora en un libro y un documental de 90 minutos -obra de Jon Villapun- presentados ayer delante de muchos de aquellos que un día vistieron la camisola aurinegra. Como el mismísimo Txopo. «El Basconia está buscando un portero. ¿Quieres probar», le preguntó Salvador Etxabe un buen día que se acercó hasta el caserío de sus aitas en Zarautz. El propio Piru le dio su bendición, en la pensión Ibarrondo le acogieron como en su casa, se estrenó contra el Indautxu, se consagró contra los colchoneros y hasta Kubala le dijo, a sus 18 añitos, «chaval, si quieres te fichamos».

Aquel mocetón solo duró una temporada en las filas basconistas, el club cumplió cien el pasado 2013. Un siglo compilado en 260 páginas. «El planteamiento del libro es relativamente original en tanto en cuanto hemos intentando huir del típico formato de simple anecdotario que recoge alineaciones, resultados, títulos y fotos, y contar la historia, la más conocida, pero también la letra pequeña, rescatar lo que había quedado en el olvido», aclara su autor Eñaut Barandiaran. Así que quien «quiera disfrutar del contenido gráfico encontrará lo que busca, y quien quiera conocer las entrañas de un club histórico dentro del fútbol vasco, también podrá hacerlo», apunta, una amena lectura que puede hacerse tanto en euskera como en castellano.
Una recopilación de un siglo de fútbol y sentimientos, de gestas y momentos difíciles, que tan solo deja un rescoldo a la ficción en un capítulo titulado “Memorias de un niño basconista», en el que se narra la histórica victoria en el viejo Basozelai en Copa ante el Atlético de Madrid, con un casi imberbe Iribar de portero, desde la perspectiva de un niño de la época.
«Un homenaje a aquella hazaña, y al ritual que suponía subir a Basozelai», apunta el autor, quien ensalza la grandeza de un Basconia que estuvo a la altura de otros clubes laureados en épocas lejanas como el Arenas de Getxo o el Indautxu.
«Indudablemente se les puede comparar, aunque existe una diferencia fundamental entre esos clubes y el Basconia, y es que el poderío económico tanto de uno como de otro respecto al de Basauri era notable. En el libro se recoge un artículo del diario “La Gran Vía”, de mediados de los 60, en el que se pone como ejemplo de clubes de cantera a Indautxu y Basconia, y se establece una diferencia muy clara entre uno y otro, en términos elogiosos para ambos: mientras del Indautxu se destaca su carácter señorial y su gusto por un determinado tipo de jugador y juego, al Basconia se le define como «los obreros que jugaban bravamente al fútbol». Aunque sea una simplificación, y como tal tenga sus peligros, recoge el sentir de un equipo orgulloso de sus orígenes y de su condición de club humilde, pero para nada acomplejado», detalla Barandiaran, un apasionado del balompié que lo vive desde su cargo de coordinador del club basauritarra Indartsu.
Hitos y futbolistas: Cien años de partidos, goles, futbolistas, anécdotas, ligados de manera inevitable en sus orígenes a la fábrica La Basconia, pulmón económico de una comarca que dejó atrás los verdes prados y bucólicos caseríos para transformarse en un foco industrial. No en vano más de doscientos jugadores que pasaron por sus filas también estuvieron en nómina de la empresa.
Como todo club de larga trayectoria, y a pesar de su modesto potencial, el Basconia tuvo también su particular época dorada. Fue la comprendida entre el inicio de la década de los años 50 hasta mediados de los 60 del siglo pasado. «En este periodo -cuenta el autor del trabajo- se consiguieron hitos importantes, tales como el Campeonato de España de aficionados, el ascenso a Segunda División, la sonada eliminatoria de Copa ante el Atlético, o la posterior eliminación a manos del Barcelona, también en Copa. Si conseguir esos éxitos tuvo su importancia, hacerlo manteniendo el carácter popular del equipo lo convierte en aún más relevante».
Años de vino y rosas para una entidad por la que han desfilado algunos nombres que forman parte de la historia del fútbol vizcaino y vasco. Siempre fue vivero de jugadores locales, y a riesgo de dejarse a alguno en el tintero, esa lista no puede encabezarla sino el gran Larraza, el primero en catapultarse desde las filas gualdinegras hasta el gran Athletic de Bilbao. «Todas las crónicas hablan de un jugador de medio campo muy completo, y parecía tener un gran futuro, pero murió en un accidente de moto siendo jugador del Athletic», resume Barandiaran su trágica historia.
De esa misma época, Simón Lekue acabó siendo un jugador importante del Real Madrid, participando en la Copa del Mundo de 1934, donde fue elegido en el once ideal. «Desde entonces, más allá de Iribar, hay múltiples jugadores que le sonarán al aficionado medio, casos de Argoitia, Oscar Vales o el más reciente, Mikel Rico. Hay también jugadores que sin tener la proyección de estos han sido jugadores importantes para la entidad, por su fidelidad y amor a los colores, caso de Jesús Argiarro `Aldeanito’, o Javi Zabala, por poner dos ejemplos».
Filial del Athletic desde 1997: En 1997, el Basconia toma una decisión clave. Decide abrir otra página en este libro. Pasa a convertirse en filial del Athletic, con José Luis Mendilibar como técnico debutante y una plantilla en la que se estrenaban un tal Dani Aranzubia, David Cuéllar, David Karanka o Fran Yeste, y que luego llegarían al primer equipo rojiblanco. Al año siguiente lo harían Julen Guerrero, Josu Urrutia…
¿Diluyó su identidad el Basconia con aquel polémico acuerdo? ¿Se perdió aquel sentimiento popular de los basauritarras para con su club? «Creo que esta es una pregunta más para los socios y socias del Basconia que para mí. He intentado recoger todo el abanico de opiniones que hay al respecto, desde quien lo considero una traición a la esencia del club, pasando por quienes lo vieron como un mal menor, hasta los que están encantados por un vínculo que une de manera tan especial Athletic y Basconia. Evidentemente, fue una decisión que supuso un shock en su momento, la tipología del jugador cambió como de la noche al día y, aunque hay gente que efectivamente se desentendió del club tras ese acuerdo, la mayoría de la masa social se ha mantenido. Como en todas las familias, mal que bien, y con muchos problemas, pero se ha mantenido. El club ha hecho un esfuerzo, además, por mantener la personalidad de la entidad fortaleciendo la estructura de fútbol base y creando un equipo regional que recoja el espíritu de ese Basconia que en cierta medida puedo perderse con el acuerdo de filialidad», se explaya Eñaut Barandiaran.
Han transcurrido más de quince años desde aquel cambio tan profundo en la idiosincrasia del club, tiempo en el que hasta se dijo adiós al viejo estadio Pedro López Cortázar, conocido como Basozelai, el mismo que en 1976 se llenó de manifestantes en protesta por las muertes del 3 de marzo en Gasteiz, o donde el mismo Joan Manuel Serrat cantó gratis en 1983. Cien años dan para mucho. Desde ayer, al alcance de todos los que sintieron o sienten al Basconia.
Fuente: Gara

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud; en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.
Ernesto Che Guevara
Traducir
Contacto y Redes Sociales
Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter

Facebook FacebookFR Google+
Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »