Real Mirandés

 Por Antonio Martínez
En el fútbol hay pocas cosas que den más alegría que ver ganar a un débil contra un grande, siempre y cuando, claro, el espectador no luzca los colores y emblemas del derrotado y del poderoso.
En la Copa del Rey de España, por encima de los duelos del Barcelona y el Real Madrid, lo nuevo y lo distinto es la campaña del Mirandés, equipo de Segunda B, es decir, lo que sería la Tercera División chilena, media amateur , media profesional y generalmente fuera de los titulares y lejos de las luces.
En la Copa del Rey, este campeonato paralelo a la Liga de las Estrellas, un equipo pequeño y modesto se ha instalado en las semifinales y la próxima cita es con el Athletic de Bilbao, de Marcelo Bielsa.
El Mirandés dejó en el camino al Villarreal, al Racing de Santander y al Español, en un estadio repleto y con avisos de la ferretería local, otro de neumáticos a buen precio y también una empresa de transportes y mudanzas de la ciudad: Miranda de Ebro y 40 mil habitantes. Hacia el norte de España, por la Comunidad de Castilla y León y a unos 100 kilómetros de Bilbao.

Ciudad histórica y con el señorío de no seguir a los triunfadores y millonarios de la capital o de Cataluña, sino al de la zona y al local, un club fundado en 1927 y con cosas que contar, aunque sólo las conozcan la gente y los vecinos del lugar.
En el estadio de Anduva las cifras hablan de seis mil espectadores, pero en el último partido con el Español entró el doble y la gente se agolpaba detrás de los letreros publicitarios y la cancha está tan cerca que una señora, por ejemplo, le palmoteó la espalda a la estrella local, Pablo Infante, a la hora de sacar un lateral.
Un grupo de niños abraza a un central, que sale de la cancha en busca de la pelota, para seguir rápido con el partido.
Y la mayoría de los jugadores son vecinos de a pie, funcionarios de alguna oficina o de un banco, donde les dan permiso, para entrenar por las tardes.
Las hazañas de un equipo como el Mirandés demuestran que pese a todos los cálculos, sueldos y pronósticos, de repente se producen sucesos extraños e inesperados.
Probablemente cada vez más escasos y raros, pero todo ocurre para que se hagan verdad las sentencias tantas veces escuchadas: el deporte impensado, no hay equipos chicos y en el fútbol todo puede ocurrir.
Menos que mal sigue siendo así.
Gracias al Mirandés, que no es real, pero debería: Real Mirandés.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Radio Plaza de la Dignidad

    Fútbol, Ideas y Revolución
    Cada vez el reparto del dinero se da entre menos manos. Cada vez los ricos son menos y más ricos, y los pobres son más y más pobres.
    Ángel Cappa
    Traducir
    Contacto y Redes Sociales

    Correo:

    Correo

    Twitter:

    FRtwitter


    Facebook
    FacebookFR

    Google+

    Estadísticas del FR

    estadisticasFR50 copia

    BanderaFRondas

    Twitter
    Talleres y Actividades

    AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

    El Fantasista40

    ciclo cine FR

    unete al estrella

    Medios Populares

    FR contra el capitalismo

    barra lateral copia

    AIT

    againsfm copia

    diegonofn copia

    FR antiracista copia

    anti-represion1 copia

    no+afp1

    mapuche copia

    Internacionalismo
    Translate »