[Columna] El fútbol romántico

Por J. R. Alonso de la Torre.- Ayer hubo más público en el Nuevo Vivero viendo el Badajoz-Mérida que en algunos estadios de Primera División. A los que vamos al fútbol a disfrutar de la grada y del juego, estas situaciones nos dan mucha envidia. De hecho, yo estuve en el Príncipe Felipe asistiendo al Cacereño-Sevilla Atlético y preferí mirar solo el juego porque las gradas de mi equipo del alma languidecen salvo si viene el Cádiz a jugarse la promoción o si jugamos contra el Málaga en partido de Copa del Rey.
Si además entendemos el fútbol como un proyecto en común, una cosa tan orteguiana como bonita, entonces ya la envidia directamente nos corroe imaginando la animación en un estadio al que llegan 1.500 emeritenses y se encuentran con miles de pacenses. Pero claro, para que se den estas situaciones envidiables, antes ha habido que pasar por un purgatorio de desapariciones, renacimientos, travesías del desierto de las divisiones regionales, mientras las demás aficiones te vacilan: cuesta mucho y hay que tener bastante paciencia y las ideas claras, pero al final, se consigue amasar un fenómeno social emocionante. Y fútbol no es solo fútbol (feliz y sensato aforismo boskovita), fútbol es, sobre todo, emoción.

En los últimos años, ha surgido en España un singular fenómeno futbolístico. Se trata de clubes que, en lugar de ser sostenidos desde la cúpula por un presidente con posibles, que si se cansa y se va, desaparece el equipo, se apoyan en una masa social importante que no tiene prisa por ganar, simplemente pretende disfrutar y sentir que sus colores son suyos de verdad. Frente al ‘aquí solo mando yo’, el ‘cada socio es un voto’.
El caso del Badajoz es un ejemplo, pero hay más. Ahí al lado, en Salamanca, el Unionistas de Salamanca C. F. ha venido a suplir a la desaparecida Unión Deportiva Salamanca. Han comenzado jugando en la última división, la Primera Provincial, donde son líderes, y tienen 2.500 socios (El Getafe, en Primera, tiene 7.000).
Este movimiento de fútbol romántico surgió en Manchester en 2005 cuando el equipo más popular de la ciudad, el United, fue comprado por el multimillonario norteamericano Malcolm Glazer. Los románticos del club se apartaron del fútbol negocio y fundaron el F.C. United of Manchester, que juega en la séptima división inglesa. En España, los clubs populares celebraron el pasado mes de agosto en Palencia su primer encuentro. Asistieron especialistas ingleses en fútbol social como Ben Shave, se trataron los casos del AFC Wimbledon y Unione Venezia, adelantados de este tipo de organización social deportiva. Hubo conciertos con mensaje como el de la Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz (FRAC), famosa por sus volúmenes 1 y 2 del disco ‘Odio eterno al fútbol moderno’. En este primer encuentro de clubs populares de fútbol estaban el U. C. Ceares, el C.A.P. Ciudad de Murcia, el Club Deportivo Palencia, el Xerez Deportivo con sus 3.500 socios, el Atlético Club de Socios (es una escisión del Atlético de Madrid). Hay más equipos que participan de esta filosofía (S.D. Logroñés, F.C. Tarraco) y que, por lo que se ve en sus estadios cada domingo, han conseguido hacer felices a sus miles de socios al recuperar las esencias del balompié, alejarse del fútbol como negocio y buscar modelos de gestión alternativos.
Las empresas se promocionan con estos equipos de las últimas divisiones de regional. El caso del Unionistas de Salamanca es paradigmático: las cadenas de radio retransmiten en directo sus partidos, aunque a esa hora compitan con los carruseles nacionales, porque tienen publicidad de sobra para financiar el esfuerzo y porque el seguimiento en las redes sociales garantiza el éxito.
Estas experiencias, lideradas en Extremadura por el Badajoz, están devolviendo la emoción al fútbol y consiguiendo que en estadios aburridos de superior categoría se admire con envidia el romanticismo ilusionante del fútbol que viene.
Fuente: http://www.hoy.es/

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
n día dije que había un fútbol de izquierda y otro de derecha. Los más generosos, los más artistas, los más cultos siempre fueron de izquierda, siempre estuvieron más cerca de mí que lo otro, el mercado. Un fútbol generoso, abierto, comprometido con la gente, el orgullo de la representatividad, el orgullo de la pertenencia... todo eso que pregono me suena más a la izquierda que a la derecha. Después hay otro fútbol, al que no le importa la gente, solamente le interesa el resultado.
Cesar Luis Menotti
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »