[Columna] Una sanción a considerar

Por Francisco Herrera (*).- Desde la FIFA, se anunció una sanción de dos años de castigo para el Estadio Nacional quedando condicional, para enfrentamientos válidos por las clasificatorias para Rusia 2018 debido a cánticos homófobos, proferidos por la parcialidad chilena en el encuentro del 24 de marzo del presente año ante Argentina. ¿No era que se alejaban las malas prácticas del fútbol con valores más altos en las entradas?; ¿no era que la “lacra” quedaba fuera de los estadios con entradas más caras? Suman y siguen las vergüenzas para el fútbol chileno, un fútbol que parece no tener identidad ni identificación alguna.
Mucho se conversó el día del encuentro entre Chile y Argentina acerca de la actitud de la parcialidad local para con sus adversarios, principalmente por un tema que si bien es ajeno al deporte, configura la identidad e historia de un país vecino. Ese 24 de marzo, donde la albiceleste se adjudicó el partido finalmente por dos goles contra uno, los adiestrados por Martino tenían pensado ingresar a la cancha con un lienzo que saludaba el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia (día en que se conmemoran las muertes civiles causadas en la última dictadura militar argentina). Finalmente no lo pudieron hacer, pero se contentaron con sacarse una foto en el túnel y compartirla por las redes sociales. Algunos de los cánticos ese día por parte del público local, iba justamente en recordar la guerra de las Malvinas y mofarse de lo que justamente ese día el pueblo argentino recordaba.

Pero el tema va más allá del hecho de ignorar aquella efeméride. Va en un tema mucho más arraigado al ciudadano chileno y que se apropia cada vez más de los estadios. El verdadero hincha del fútbol está cada vez más lejos de los estadios, ya sea por la efectiva presencia de lacayos de las dirigencias en la figura de barras bravas, como así también por los elevados precios de las entradas, las que permiten mayoritariamente la presencia de un tipo de “hincha” que va a jactarse de formar parte de un país que se cree superior al resto y ve su representación en una cancha de fútbol, en donde si no se gana se pifea, se insulta y ningunea, pero si se gana, simplemente “somos los mejores”. Esa aberrante clasificación de que “pobreza” o “humildad” es sinónimo de delincuencia este propio país se ha encargado de sepultar, pero no de reconocer. ¿O debemos ser más explícitos y recordar la cantidad de delincuentes que existen en la clase política actual? ¿O también podemos nombrar a Sergio Jadue Jadue para ejemplificar?
Esta actitud no es propia del hincha del fútbol, de aquel que entiende cuales son las problemáticas que hoy están presentes en la configuración institucional del deporte, que cuestiona a las dirigencias y la presencia de las SADP. Es más bien una actitud de la minoría que hoy puede ingresar a los estadios. Digo pueden, porque los precios no son accesibles a todos. Sin ir más lejos, la página de la ANFP al inicio de las clasificatorias fijaba un valor de abonado para todos los partidos entre $1.024.650 pesos y $99.000 pesos. Para que hablar de las entradas individuales donde para el partido con Argentina la más barata tenía un valor de $40.000.
Hoy en los estadios se ve principalmente a un hincha alejado de las raíces del fútbol, aquel que no entiende que los clubes emergieron como una expresión de organización social definida y con vinculaciones políticas claras. Aquél que nunca cuestionó nada, que enaltecía la figura de Jadue, pero ahora se lava las manos ante la evidencia de los hechos delictuales. Ese que en base a triunfalismos, erigió estatuas para coronar como el “mejor dirigente de la historia” al doctor que llevó a Chile a lograr su primera y bien cuestionada Copa América.
Chile hoy con su hinchada en partidos de selección da vergüenza. Sanciones por actos homófobos, falta que vengan los actos racistas, que sólo se ven en equipos con tradiciones fascistas como la Lazio de Italia, a ese nivel estamos. Y seguimos pensando que estamos desarrollando bien el deporte. Faltan evidentemente, mejores tratamientos a las problemáticas que hoy tienen en tela de juicio al fútbol chileno en todos sus estamentos.
(*) Sociólogo, 26 años, Osornino. Apasionado desde siempre por el deporte rey gracias a mi abuelo. Hincha de Cobreloa. Bielsista.
Fuente: Solamente Fútbol

One Response to “[Columna] Una sanción a considerar”

  • Muy buen artículo. Estabamos preparando algo similar pero no será necesario ya que compartiremos este artículo en nuestras redes sociales.

    Ahora, el problema no solo se queda en la “hinchada” de la selección. En general el fútbol chileno carece en primer lugar de ética y moral, en tanto quienes manejan las directrices de los clubes son conocidos delincuentes de cuello y corbata que tan sólo se dedican a usufructuar con los dineros de la transmisión televisiva. Esto se traduce a la larga en que los clubes no respetan ni en lo más mínimo la tradición, la trayectoria y la identidad de los equipos y las hinchadas previo a la existencia de las sociedades anónimas.

    Es deber de quienes vemos el fútbol desde una perspectiva distinta poner en el tapete estas temáticas.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
A nadie da de ganar esa locura que hace que el hombre sea niño por un rato, jugando como juega el niño con el globo y como juega el gato con el ovillo de lana: bailarín que danza con una pelota leve como el globo que se va al aire y el ovillo que rueda, jugando sin saber que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez.
Eduardo Galeano
Traducir
Contacto y Redes Sociales
Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter

Facebook FacebookFR Google+
Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »