Hinchas de Monterrey y la final en México: el estadio no estuvo lleno, nos faltan los 43 y miles más

Hoy detonamos y extendemos la revuelta epistémica y hacemos de las tribunas, trincheras. Emprendemos nuestro peregrinar desde los barrios bravos, tomamos las calles grises por las que autómatas arrastran cadenas que han dejado de ser un fardo, y las hacemos nuestras, cubriendolas con banderas, consignas, cantos, calor y color.
Marcha la digna rabia, desfila la alegre rebeldía, la chida subversión. Me dirijo atentamente al intelecto de la consciencia artificial, a quienes analizan al fútbol cómo opio del pueblo y poco más. Mientras ignoran tantas formas enajenantes que la sociedad mercantil totalitaria nos oferta. Viajar y ver por 2 horas un espectáculo musical, deportivo, etc., es igual de enajenante, pero se sigue jerarquizando todo aspecto de la sociedad capitalista.
Sea en el mausoleo a la pastora, monumento al ecocidio o un espacio ocesa, etc., se encierra la catarsis y se siguen declinando los sentimientos de cada individuo y obvio los del colectivo. Se precisan fuerzas para reprimir el deseo y conducirlo a la resignación, esta parece ser la afección reactiva dominante que mantiene unida a esta fase del capitalismo salvaje.

431Buscamos hacer de las botellas llenas de aguas negras o de transgénica cerveza e ideología machista de FEMSA, instrumentos de lucha y no se sometimiento. Hacer verdadera violencia verbal y no exorbitantes cantos al odio, al machismo y la homofobia; estremecer la maquinaria del control, generar rupturas y reincorporar la intensidad de la pasión, libertad, subversión y la alegría, e ir en búsqueda de lo inefable.
No venimos a embarnecer el proceso político donde se escenifica la vida espectacular, desde la desenfrenada competencia entre los ecocidas de FEMSA y los ecocidas de CEMEX, la representación del éxito y el fracaso, la declinación mediante la delegación de la vida misma. Tenemos claro que el deporte es un espejo acrecentado de nuestra sociedad y que este es una escala de la social capitalista, entre el campo y el tablón se presenta la unificación espectacular entre hinchada y equipo, y la confrontación entre mercancías.
Sólo transformando los imperativos del tiempo y del espacio social, podemos imaginar nuevas relaciones y ambientes. La mass media dirá que hubo un lleno absoluto en la gran final del narcofútbol mexicano, mientras sabemos que ¡nos faltan 43 y miles más!
Monterrey y su gente, contra el fútbol moderno.
Paz entre hinchadas, ¡guerra al poder y al capital!

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
El poder económico, a través del poder político, ha producido una desculturización aterradora, que ha llegado al fútbol. Había una cultura, un estilo que en el nombre del modernismo se empezó a destruir. “Hay que ser moderno” en el fútbol, en la música, el arte... Parece que para ser moderno hay que matar a Mozart o a Beethoven. Si eso es el modernismo, prefiero ser antiguo como Mozart y no moderno como Julio Iglesias.
Cesar Luis Menotti
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »