[Literatura y Fútbol] “Zapatitos con Sangre: 66 poetas del fútbol” de Víctor Munitas – Edit- Cuarto Propio

El Fútbol. El rey de los deportes, pasión de multitudes, qué se puede decir que ya no se haya dicho de esta manifestación humana que corre y golea tangencialmente a la sociedad mundial. Su relación con la literatura es casi tan antigua como su origen. De esto no divagaré porque me separaría años luz de lo que de esta reseña se trata. El lazo férreo de la literatura con este deporte se podría representar con tres opiniones, comencemos con la detractora; Jorge Luis Borges, el “anarquista”: “El fútbol es popular porque la estupidez es popular”. “Qué raro que nunca se le haya echado en cara a Inglaterra haber llenado el mundo de juegos estúpidos, deportes puramente físicos como el fútbol. El fútbol es uno de los mayores crímenes de Inglaterra”. “La idea que haya uno que gane y que el otro pierda me parece esencialmente desagradable. Hay una idea de supremacía, de poder, que me parece horrible”. Por otro lado el gran Premio Nobel: Albert Camus: “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol.”, Ahora, no es casualidad que deje acá un solo pensamiento de alguien a favor. Es porque recurriré a un escritor realmente fanático del futbol: Eduardo Galeano: “El fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”. ¿Confuso? La literatura siempre y recalco este siempre, ha estado detrás del sentir humano, y la pasión en todo su espectro de acción. Es, en síntesis, tema para todo arte.
Víctor Munita Fritis, poeta  que comprende perfectamente ese fenómeno psico-fisiológico, que hace desde amar incondicionalmente una camiseta, un color, una insignia hasta el reventar en un grito que hermanado con el orgasmo, un ”GOOOOOOOOL” , una manifestación sonora que nace desde un aurícula o ventrículo hasta los labios. El acto del futbol, con todas sus reglas, con todos sus aspectos que representan la vida en sí misma y ésta, desde el desconocimiento total hasta el fanatismo acérrimo. Nada más certero que un poeta para antalogar textos respecto a una pasión tan enajenante como el deporte en comento.              

No importa la organización, las mafias, las desazones de la derrota, los cobros arbitrales truchos, las malas prácticas, barras bravas y disturbios, sólo basta ver al balón rodar por la grama verde para que el corazón más ferviente lo olvide todo y vaya detrás de la esperanza inclaudicable del triunfo  o en su desmedro, luego de la amarga derrota, la espera de una futura contienda y posible revancha. Don Julio Martínez Prádanos decía “Todo tiene que ver con el fútbol”, la pregunta ¿Esos once contra once, son una metáfora de la existencia misma? La poesía podría responder la cuestión. Zapatitos con sangre 66 Poetas del Fútbol. Es una antología que bien daría algunas  luces al respecto. Esta selección latinoamericana, de variada voz  abarca  materialmente un espectro amplio del cúmulo de emociones que provoca el Fútbol.               
Zapatitos con sangre, es una expresión común de alguien quien juega fùtbol sin la prolijidad necesaria y entra el campo de juego sin la más mínima consideración por el prójimo, sobre todo cuando este prójimo es del equipo contrario, lo que da cancha para dar puntapiés y licencia abierta para cometer faltas que van desde  el leve “puntazo” a la franca “plancha” sin apelación. Arte del pueblo que lo único que demuestra que si  se  practica de buen modo, una viveza extrema o un descaro a toda prueba.               
Autor a Autor, visión por visión, la riqueza de la literatura extiende los dedos de las manos apoderándose del futbol, desde las sentencias innegablemente amantes hasta la acidez extrema de aquellos que no comparten, comprenden o disfrutan estas “emanaciones futbolísticas”. Humildemente creo que el secreto de lo que mueve este deporte, es la simpleza de poder practicarlo, una esférica, las ganas y nada más. Además, la masa siempre cae en la tentación de ser Director Técnico, dentro de la esta selección de autores sobresalen, a mi juicio,  en una posición delantera: Pablo Paredes, Fernando Rivera Lutz, Santiago Azar, Tito Manfred, Erick Pohlhammer, Martín Acosta, Matías Lillo H., Nicanor Parra, Rodemil Aldana, Carmen Berenguer, Leo Lobos.
Medio Campo: Marcelo Henriquez León, Carlos Cardani Parra, Daniel Rojas Pachas, Gustavo Palavecino, Mauricio Redolés, Cristóbal Gómez, Juan Pablo del Río, Alberto Lira, Eduardo Embry, Francisco Véjar, Jorge Montealegre,  Patricio Contreras Navarrete, Paulo San Paris, Palomo Arriagada, Víctor Munita Fritis, José Ángel Cuevas, Juan Cameron, Elías Hienam, Ulises Rojo.
Defensa: Omar Chauvié, Andrés Florit Cento, Camilo Brodski, Juan Manuel Silva Barandica, Flavio Vicente Lillo, Marcelo Paredes, Claudia Latorre, José María Memet, René Silva Catalán, Bernardo Gonzalez Koppmann, Jorge Velázquez Ruíz, Nino Morales, Harry Vollmer Cáceres, Jorge Polanco, Mario García, Gaspar Peñaloza, Yuri Soria Galvarro, Felipe Mondaca Mijic, Gabriel Impaglione, Paula Bécquer, Ernesto González.  
Portería: Cristian Lagos, Cristian Geisse Navarro, Mónica Montero, Luz María Astudillo Ugalde, Persus Nibaes, Cristian Brito, Ignacio Borel, Daniela Mora Córdova, Elizabeth Zúñiga Lorca,  Sebastián Jesús Villalobos, Carolina Mayerovich Bahamonde, Eduardo Bachara Navratilova, Pedro Alfonso Valle Portillo, Ramiro Cortez Contreras, Sandra Santos, Camila Fadda.
Y en virtud de esa ubicuidad, de esa aquiescencia que da el Fútbol, ese ejercicio “democrático” que nos extiende, cada cual puede formar un equipo en su razonamiento, cada cual  se viste de Director Técnico y sabe qué posición debe ocupar  cada cual tras un triunfo que debe demostrarse con el balón acomodándose entre la red más allá del pórtico. Gana la pasión,  el  gol que es en sí mismo un poema que estalla en la atmósfera y viaja a través del aire a  todos, el fútbol es un carnaval como la vida misma, en la cual todos podemos opinar, podemos compartir con desconocidos el furor eléctrico de ser hincha, los cantos.
La poesía tiene en común con el fútbol la no reductiva forma de simbolizar la más profunda representación del mundo y de la naturaleza humana y esto es lo que comprende a cabalidad Victor Munita Fritis al ser antologador de Zapatitos con sangre 66 Poetas del Fútbol.
Una selección imprescindible para los amantes y cultores de la literatura, un acopio de espiritualidad para aquellos adictos al verdadero “Rey de los deportes” por la extensión, el ritmo , los matices, la calidad de los convocados y la dedicación demostrada, da como resultado final que sea ALTAMENTE RECOMENDABLE. Atrévase a divagar entre poemas y recuerde; el balón es su amigo.
La editorial es Cuarto Propio. Muy pronto.
Fuente: Gatopistola

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
No se trata de cuántos kilogramos de carne se come o de cuántas veces por año pueda ir alguien a pasearse por la playa, ni de cuántas bellezas que vienen del exterior puedan comprarse con los salarios actuales. Se trata, precisamente, de que el individuo se sienta más pleno, con mucha más riqueza interior y con mucha más responsabilidad.
Ernesto Che Guevara
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »