Posts Tagged ‘Iñigo A.R.’

[Columna] Ultras: la demonización de la clase obrera

Por Iñigo Arza.- “La historia de las gradas merece ser observada huyendo del oportunismo”. La violencia en el fútbol y la utilización por parte del fascismo de algunas gradas como centros de operaciones son fenómenos siempre preocupantes. Para comprender lo que sucede y afrontarlo hay que analizar el fútbol, su cultura, y evitar meter en un gran saco clasista a ultras, hooligans, hinchas, fans, fascistas, antifascistas… para finalmente señalar a la pasión en las gradas como culpable.
Según recoge la Ley del Deporte, está prohibido beber alcohol en el fútbol. Pero aunque no lo especifica, porque estaría feo ponerlo por escrito, en la práctica hay un condicionante: no puedes beber alcohol si eres del populacho, si perteneces a las élites no hay problema. O eso se deduce, porque en los palcos, hábitat natural de las personas que menos aman el fútbol pero que más tienen en juego en torno a él, los gin-tonics vuelan.

Leer el resto del artículo

Columna de Diagonal: Memoria histórica

IÑIGO A. R. / Periódico Diagonal
Parece que al fútbol no ha llegado la memoria histórica, por mucho que esté legislado. De una manera muy light, sí, pero legislado. Tampoco es que a las calles haya llegado del todo, seguimos viendo las calles General Mola, plazas Francisco Franco, y demás, pero al menos en algunas ciudades ha cambiado algo. En el fútbol no, sobretodo en los estadios de fútbol. Ahí siguen los nombres de “cruzados contra los rojos” como Santiago Bernabéu, Ramón de Carranza o Luis Sitjar.
Uno no deja de asustarte al ver que de los estadios que tienen el nombre de alguien, un número muy importante corresponde a falangistas o empresarios afines al franquismo. Hay que reconocer que por la peculiaridad de la historia de España, el periodo de desarrollo del fútbol profesional coincide en gran parte con el franquismo, lo cual favorece que cualquier hombre de negocios importante que haya hecho algo por un club de fútbol (como construir un estadio, origen de muchos de esos nombres) tuviese relación con el franquismo. Sin embargo, no deja de sorprender cómo incluso en algunas zonas como puede ser Cádiz y comarca, donde no quedan nombres franquistas en las calles, nos encontramos con Ramón de Carranza dando nombre al estadio del Cádiz CF y a otro falangista como Sáncho Dávila en el letrero del estadio del Puerto Real CF.
Ya hay algunas asociaciones de memoria histórica protestando por estos hechos, pero ni siquiera hay un dossier como si existe con calles, monumentos, plazas y demás. No deja de ser curiosa la excepción que se hace con el fútbol. Si hace unas semanas hablábamos de que los equipos de fútbol profesional (Sociedades Anónimas Deportas) no cumplen con sus deudas con Hacienda, ahora también vemos que muchos equipos no cumplen con la Ley de Memoria Histórica, ¿Barra libre para el fútbol?
* Publicado en Diagonal, periódico quincenal de actualidad crítica, nº173.

Producto o identidad

Por Iñigo A.R.
Mi afición por el fútbol, tan insana como la de Nick Hornby en Fiebres en las gradas, la entiendo desde dos visiones: por un lado la social y, por el otro, la artística. Con la social me refiero al fútbol popular, el de cerveza en mano y charla con los amigos, reencuentro con los vecinos del barrio… cuando más que del fútbol de lo que estás disfrutando es de la situación, de ese espacio social que se nos niega. El fútbol como foro de sentimientos, pasiones, y, por qué no, de conspiraciones. Con la artística me refiero al disfrute del fútbol como enfrentamiento táctico, con sus detalles técnicos, jugadas trenzadas, recortes, balones al área, etc. El disfrute del fútbol como un arte, igual que puedes disfrutar con un libro, con una canción o con un cuadro.
Naturalmente hablo del fútbol humilde, de ése que nunca desaparecerá porque lo mueve la pasión y no el dinero. En el fútbol profesional de élite, el que refleja las estructuras capitalistas, no puede existir nada de eso. La visión social se esfuma porque desaparece la atmósfera futbolera, la cultura de grada, la música futbolera es sustituida por el waka-waka de turno, los fanzines por revistas publicitarias, y en el lugar de tu vecino el panadero hay un turista que sí puede permitirse pagar los 60 euros de la entrada. Y la visión artística tampoco, claro. ¿O acaso puede existir el arte tan mercantilizado? ¿Encorsetado en publicidad y más publicidad, en sistemas rígidos y en cifras sonrojantes?
Decía João Havelange, presidente de la FIFA, “yo he venido a vender un producto llamado fútbol”. Un producto despersonalizado, privado de su identidad y de sus códigos. Y eso es lo que tenemos que recuperar, alejar al fútbol de criterios monetarios para que vuelva a ser un entretenimiento socializador.
Fuente: http://losidealesdelgol.wordpress.com
* Publicado en Diagonal, periódico quincenal de actualidad crítica, nº168.

Escuela Fútbol Rebelde
Fútbol, Ideas y Revolución
La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud; en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.
Ernesto Che Guevara
Traducir
Contacto y Redes Sociales

Correo:

Correo

Twitter:

FRtwitter


Facebook
FacebookFR

Google+

Estadísticas del FR

estadisticasFR50 copia

BanderaFRondas

Twitter
Talleres y Actividades

AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

El Fantasista40

ciclo cine FR

unete al estrella

Medios Populares

FR contra el capitalismo

barra lateral copia

AIT

againsfm copia

diegonofn copia

FR antiracista copia

anti-represion1 copia

no+afp1

mapuche copia

Internacionalismo
Translate »