[Columna] Fútbol Rebelde

Por Juan Cominges (*).- La sabiduría del fútbol radica, entre otras cosas, en parecerse mucho a la vida, al arte y también al amor .
El fútbol, como todo juego, libera nuestro sentido común de su dirección unilineal para envolvernos en su misterio, grandeza, maravilla y goce. A cada rato nos muestra su lado democrático, fascinante, lúdico, artístico y transformador para convertirse en el gran teatro de nuestras emociones.
Es democrático, pues pueden compartir y expresarse en un mismo equipo jugadores talentosos y los que no lo son tanto. Fascinante, ya que nos muestra tan bien ese lado épico y tan humano a la vez donde el más chiquito le gana al grandote, el malo al bueno o el feo al bonito.
Lúdico, pues nos devuelve a la infancia, al vínculo primario con la pelota, al disfrute total. Artístico por su proceso creativo previo, da la posibilidad de diseñar lo que quisieras que pase, lo que automáticamente nos obliga a comprometernos con nuestra grandeza para vincularnos con los demás.

Transformador por generar ese espacio sagrado donde con el mayor respeto nos entregamos al aprendizaje continuo. Donde el miedo es compartido y el coraje también. La empatía es consuelo en la derrota y la tristeza de la pérdida nos acongoja a todos.
Nos habla de alegría por el gol de un compañero y poder compartirla a través de su sonrisa. Del goce por la jugada que arranca aplausos desde la tribuna y a nosotros esa sonrisa pícara de niño que acaba de hacer una travesura.
Nos habla de la angustia en los minutos finales, que pueden resultar siendo fatales y nos habla del miedo a perder y a fallar.
Con los mensajes de estos tiempos los seres humanos nos hemos vuelto obsesivos por una cultura consumista y resultadista que premia sobremanera al éxito, el cual tiene buen marketing y disfrazado de gurú nos habla de la realización personal. Que es valorada o no por el destino de sus resultados, despreciando el camino transcurrido que de por sí es valioso y trae consigo mucho aprendizaje.
Y cuando indefectiblemente nos encontramos con la posibilidad de diseñar nuestras vidas la primera pregunta es : ¿qué hago?, ¿Resultará? ¿Seré feliz?, ¿Le gustará a mis padres?
Y así diseñamos pensando siempre en el resultado y si este será aceptado y valorado. De esta forma nos perdemos el poder disfrutar todo ese proceso que nos invita a revisarnos, cuestionarnos, darnos cuenta, y nos mueve a reinventarnos, trasformando nuestros dolores en esperanza para poder involucrarnos con nuestros aprendizajes, pero sobre todo con los otros.
Al igual que estas decisiones de la vida, en el fútbol, nos guardamos la alegría, el asombro y la magia para después del partido, que siempre o casi siempre nos encuentra solos, vulnerables y angustiados con la posibilidad real de que “las cosas también pueden ser de otra manera”.
(*)La columna ha sido escrita para DiarioUno.pe, por Juan Cominges, exfutbolista peruano, el cual de forma muy fraterna nos ha pedido poder firmar el nombre de la columna como Fútbol Rebelde.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Radio Plaza de la Dignidad

    Fútbol, Ideas y Revolución
    Hay dos tipos de espectadores: aquellos que aman el fútbol y aquellos que aman la moda del fútbol. Estos últimos son los peligrosos
    Jorge Valdano
    Traducir
    Contacto y Redes Sociales

    Correo:

    Correo

    Twitter:

    FRtwitter


    Facebook
    FacebookFR

    Google+

    Estadísticas del FR

    estadisticasFR50 copia

    BanderaFRondas

    Twitter
    Talleres y Actividades

    AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

    El Fantasista40

    ciclo cine FR

    unete al estrella

    Medios Populares

    FR contra el capitalismo

    barra lateral copia

    AIT

    againsfm copia

    diegonofn copia

    FR antiracista copia

    anti-represion1 copia

    no+afp1

    mapuche copia

    Internacionalismo
    Translate »