A 31 años de la muerte de Raúl Toro Julio, reflexiones sobre la historia de nuestro balompié

toro-raul-chile-A-200x264
Por Roberto Toro.- Una de las problemáticas que aborda la filosofía y el arte contemporáneo es la temática de la desmitificación. Este ejercicio crítico consiste en develar los mecanismos que han generado que una persona común pase al status de ídolo o icono en una sociedad determinada. Quién llega a ese sitial, está constantemente rodeado de grandes hazañas y fuerte nobleza, su imagen pulcra transmite valores y se inmortaliza, pero se va desligando completamente de la condición humana, en donde errar, tropezar y perderse es parte de la vida.
El ejercicio de la desmitificación es una fuerte crítica a una sociedad neo-liberal que engrandece las características de una persona para impulsar diversas formas de mercancías que puedan ser consumidas por sus fans. El futbol esta llevo de ídolos, muchos son, sin menos preciar su calidad tanto humana como futbolística, productos de las grandes empresas y medios de comunicación, porque hoy un Cristiano Ronaldo, un Messi o Alexis Sánchez, pueden acaparar en un solo noticiero más de 30 minutos por el solo hecho de anotar un gol y hacernos olvidar problemáticas políticas y sociales como la Educación.

El futbol globalizado, aliado de las grandes marcas y canales deportivos, reportea todos los rincones de la vida privada de los grandes cracks. Sabemos de sus orígenes humildes, de sus tragedias familiares y como el esfuerzo y constancia han permitido que lleguen a la elite del balompié, aunque todo esto de forma mediatizada, detrás de cada reportaje o spot  publicitario hay fuertes sumas de dinero. Por otro lado, con un solo clic en internet, disponemos de toda la información, tanto fotográfica como video, de las grandes jugadas de Vidal, Medel o Edu Vargas. Sus éxitos con la selección y en sus clubes ponen en cuestión a los grandes históricos de todos los tiempos, dejando casi en el olvido a varios cracks de antaño.
¿A que apunta este análisis? Primero, que el sistema neo-liberal genera ídolos no por la calidad tanto humana como deportiva de una persona, sino porque sus logros y desgracias son fuente de ventas de posters, camisetas, comerciales, figurillas, dinero, dinero y más dinero. Segundo, que esta misma efervescencia mediática por los nuevos cracks, hace olvidar nuestra propia historia futbolera, dejando los logros del pasado, aunque escasos, en la periferia de la memoria colectiva. Reconocer lo que hicieron los de antes, no nace por el hecho de enaltecerlos y devolverlos al cielo de los inmortales, sino es un ejercicio reflexivo de cómo hemos construido nuestra historia futbolística. Obviamente esto es algo que no le interesa a las empresas o a los medios de comunicación, salvo a la hora de la muerte del ídolo, pues hoy también la muerte es sinónimo de ganancias.
Entonces, investigar sobre el legado de un crack de principios del siglo XX es casi hacer un trabajo antropológico, tratando de hallar en las ruinas, las formas de vida de un pueblo antiguo. En este contexto, es difícil encontrar fuentes que den fidedignamente el material para re-construir la trayectoria de un jugador que marco a futbolistas de la talla de cuacua Hormazábal y Leonel Sánchez. Pues leer sobre Raúl Toro Julio, no es solo encontrarnos con relatos que mencionan lo genial que era con el balón, sino también es descifrar la forma de vida de los primeros futbolistas profesionales, esos en donde la bohemia, el barrio y el futbol se entrelazaban. Sin las exposiciones televisivas a las que están hoy  sometidos nuestros cracks, sin una ley Bosman que permite que futbolista de solo 18 firmen por clubes europeos; el talento que dejo Raúl Toro Julio en las canchas nacionales y por la selección chilena es digno de rememorar al cumplirse 31 años de su muerte.
El Ídolo de los más grandes
Contradictorio puede ser este artículo. Si partimos de una crítica a la mitificación desmedida de los futbolistas actuales, lo que haremos corre el riesgo de parecer. Solo tenemos retazos noticieros de lo que fue Raúl Toro Julio. En ellos se habla de un jugador fuera de seria, capaz de ganar partidos él solo. Se podría poner en duda tales afirmaciones, sobre todo por la no existencia de imágenes audiovisuales que nos puedan confirmar esos relatos de la época. Quizá ese boca a boca, rito humano que se ha ido perdiendo con el paso de las grandes tecnologías, es la única posibilidad de mantener viva su imagen.
Para muchos ex futbolistas, entre ellos, Fernando Riera, Enrique Hormazábal, Leonel Sánchez y Sergio Livingstone, Raúl Toro Julio es el mejor jugador de la primera etapa del futbol chileno. Decían que era un jugador notable, de grandes cualidades técnicas, muy cerebral para armar las jugadas. En una entrevista de Chomsky a Fernando Riera, el tata declaraba que estuvo a punto de fichar por el cuadro de Santiago Morning “más que nada por la admiración que sentía por el centro delantero Raúl Toro Julio”. En la misma entrevista, el entrenador de la selección del 62’, se refiere en estos términos al astro nacional “Raúl Toro fue un genio, le pegaba muy bien a la pelota con los dos pies, era un gran cabeceador, goleador, valiente, dribleaba, tocaba…”.
Una de las cosas que se criticaban de Toro era su lentitud, algo que el futbol actual no perdona. Riera lo defiende “O lo habría dejado o se habría entrenado como lo hicimos todos… Éramos semiprofesionales, sólo entrenábamos los martes, preparación física, y los jueves el partido con la reserva”. Pese a esta característica en su juego, Toro desequilibraba los partidos gracias a sus exquisitos pases, casi dados con la mano, dejando a sus compañeros en la posición justa para anotar. En una entrevista a la revista Don Balón, cuacua Hormazábal fue consultado si él fue el mejor futbolista chileno de la historia “Raúl Toro la figura del Sudamericano de 1939. Lo miraba en el estadio de Carabineros, que estaba a tres cuadras de mi casa”. Cuando el reportero Danilo Díaz le pidió al “sapo” Livingstone consejos para armar una lista de los mejores jugadores en los 80 años de la competencia nacional, el gran arquero dijo que no se podía dejar afuera a Raúl Toro. El gran Leonel Sánchez, el ídolo del Ballet Azul, confeso en una entrevista que antes de ser de la U, fue hincha del “chago” Morning porque ahí jugaba Raúl Toro.
Goleador y Bohemio, partes del mito
¿Pero cómo fue la carrera de Toro? ¿En qué equipos jugó? ¿Cuántos goles anoto por la selección? ¿Cuántos títulos obtuvo? Toro o toribio nació en la ciudad de Copiapó, pero a temprana edad su familia se marchó a Concepción. En las canchas penquistas empezó a mostrar su gran calidad y eso lo llevo en el año 1931 a probarse en Colo-Colo. En su partido debut ante la selección de Calera, fue un completo desastre, ya que los albos perdieron y él no pudo demostrar todo su potencial. Tuvo que irse. Después fue a Audax Italiano, pero tampoco fue aceptado. Viaja a Viña del Mar a probarse en Everton; nuevamente es rechazado. Finalmente ficha por Santiago Wanderers. Aquí empieza a surgir una serie de mitos sobré él. Primero, su vida bohemia, de buen bebedor. Se dice que los dirigentes caturros, lo buscaban por los cerros tres horas antes del partido, pues la noche previa, Toro salía a disfrutar las bondades de la noche porteña, lo cual lo hacía perderse hasta el día siguiente. Incluso, los dirigentes preferían mandar al campo de juego a 10 jugadores y esperar a que a Toro se le pase la borrachera para que entre a la cancha, ya que confiaban que él daría vuelta cualquier marcador adverso. Para evitar que Toro llegara borracho a los encuentros, los dirigentes wanderinos decidieron que debía pasar la noche previa al match en una comisaria, así se ahorran ir buscarlo de bar en bar. Estos hechos no apagaban su magia. Su sola presencia era capaz de llenar estadios. Los rivales le temían. Jugó por Wanderers tres años (1936 a 1939). Al año siguiente ficha por Santiago Morning y es el gran artífice del único título del “chago” en 1942. Por el equipo de la V negra participo en 86 encuentros y anotó 60 goles. El año 1944 es transferido al Santiago National donde solo estuvo en 3 encuentros y marcó un gol. En 1945 hasta 1948 vuelve a vestir la camiseta de Santiago Wanderers en donde disputo 43 pleitos con 26 goles.
Por la selección fue figura
Su debut por la roja fue en 1936 para el Sudamericano disputado en Buenos Aires (jugado entre los años 1936 y 1937). Fue en la derrota de Chile frente a la albiceleste por 2 a 1 ¿el gol para Chile? Quién más que toribio. Fue el goleador de aquel torneo con 7 tantos, lo que permitió su consagración a nivel internacional (con portada en la revista El Grafico incluida). Además del gol a los argentinos, anotó 2 goles en la espectacular derrota contra Brasil por 6 a 4, dos goles en el gran triunfo chileno sobre la poderosa escuadra charrúa (3 a 0 fue el marcador) y otros dos frente a los paraguayos en el triunfo chileno por 3 a 2. Finalmente Chile obtuvo el 4° puesto, pero en la retina de todos los que vieron o escucharon ese torneo, recuerdan la gran actuación de Raúl Toro. Después del Sudamericano, la gente de River Plate quería ficharlo, las negociaciones iban en buen camino, pero como solía suceder con los jugadores de antes, el amor al barrio, a la camiseta y la bohemia local, hicieron que Toro rechazará la oferta (son varios los casos de cracks chilenos que rechazaban buenos contratos por preferir quedarse acá, el caso de Hormazábal en Boca Juniors y de Leonel Sánchez en Milán). El crack chileno también jugo en el Sudamericano de 1939 y 1941. La estadística final dice: Por Chile jugó 13 encuentros y anotó 12 goles. Sencillamente IMPRESIONANTE.
El futbol es hoy por hoy un grotesco negocio deportivo. Las sumas por fichajes son monstruosas. El dinero genera más distanciamiento entre los hinchas y las instituciones. Los jugadores jóvenes apuestan a asegurar su futuro y rápidamente son adquiridos por clubes extranjeros. En su libro “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica” el filósofo alemán Walter Benjamin describe al sistema capitalista como un generador de mercancías o productos que solo poseen un sex-appeal inorgánico; es decir, que todos los objetos creados bajo un sistema de mercado basado en la enriquecimiento a través de la acumulación de dinero, pierden su vitalidad, su organicidad, su autenticad, pues solo son copias de copias, una especie de artificialidad que lo único que pretende es fascinar al consumidor para que compre y consuma. En un contexto así, la memoria colectiva se ve afectada. Pierde los diálogos y reflexiones con su historicidad. En un mundo tan mediático, el ejemplo de Raúl Toro Julio queda solo en la circulación entre los expertos y estadistas, transformándose en un dato que se escurre a medida que van muriendo los retazos de los cual se compone su biografía futbolera. En un periodo de grandes éxitos, como lo es con la selección actual, es bueno escarbar en nuestro pasado colectivo, y conocer, pese al ámbito amateur que rodeaba al futbol de ese entonces, a quienes dieron las primeras alegrías a la hinchada. Saber de nuestra propia historia para no nublarnos con este presente tan exitoso, porque quizá es 20 años más venga otros jóvenes a destronar el sitial de Sánchez, Vidal y Medel, nada podrá evitar eso.
Fuente: http://www.futchile.cl/

2 Responses to “A 31 años de la muerte de Raúl Toro Julio, reflexiones sobre la historia de nuestro balompié”

  • Que alguien responda a los aficionados chilenos ¿Por qué los medios de comunicación soviéticos jamás entregaron imágenes completas del partido 1973 en Moscú que significó un 0-0 histórico ante una potencia mundial y también posteriormente ir a Alemania 1974.

    Los adelantos del mundo moderno ( integramente desarrollados en el mundo capitalista ) nos traen a Sánchez, Vidal y los demás a nuestros televisores todas las semanas.

    Los cubanos ¿conocieron a Pelé ? A Maradona sólo lo conocieron viejo y gordo gracias a su mediática amistad con Fidel

    Amigos del Futbol Rebelde : no mezclen la política con el deporte con tal fanatismo porque terminan desvituando su propia causa.

    En todo caso, muy bueno la reflexión FUTBOLISTICA sobre Raúl Toro
    Nobleza obliga…..

    • Fútbol Rebelde:

      Por favor, decir que los adelantos del mundo moderno fueron hechos integramente por el mundo capitalista, deja el resto de tu opinión inmediatamente menos valedera. De hecho el primer telefono movil fue construído en el campo socialista, el primer viaje al espacio, y así muchas cosas más.

Leave a Reply

Escuela Fútbol Rebelde
Radio Plaza de la Dignidad

    Fútbol, Ideas y Revolución
    Al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo
    Johan Cruyff
    Traducir
    Contacto y Redes Sociales

    Correo:

    Correo

    Twitter:

    FRtwitter


    Facebook
    FacebookFR

    Google+

    Estadísticas del FR

    estadisticasFR50 copia

    BanderaFRondas

    Twitter
    Talleres y Actividades

    AFICHE-SERIES-FR-Aclarado.jpg

    El Fantasista40

    ciclo cine FR

    unete al estrella

    Medios Populares

    FR contra el capitalismo

    barra lateral copia

    AIT

    againsfm copia

    diegonofn copia

    FR antiracista copia

    anti-represion1 copia

    no+afp1

    mapuche copia

    Internacionalismo
    Translate »